W̶̠͗a̴̼͊ť̷͕c̷̛̲h̴͈͐_̵̹̋D̶̙̓ọ̸͛g̷̪̅ś̸̤ ̴͂ͅ(̸̨͛P̴͇͒C̶͍̆)̷̝̌

Tras intentar jugar sin mucho éxito a Assassin’s Creed: ChroniclesRussia, que me faltaba para completar la trilogía 2-D (y digo sin mucho éxito porque es un juego que rescata lo peor de las otras dos entregas, por lo que no voy a perder el tiempo en él), me fijé en que Ubisoft me regaló el juego que hoy ocupa este espacio. Supongo que quería jugar a un Assassin’s, y la compañía gala me ha dado un Assassin’s, a su extraña manera.

Había oído hablar antes de Watch_Dogs, pero nunca me llegó a interesar lo suficiente, quizás porque toda su campaña publicitaria fue un engaño demostrado. Pero ya con el producto final en mis manos, ¿es la vida del hacker, la vida mejor?

w1

Jugabilidad: Otro mundo abierto de Ubisoft. Un mapa de tamaño medio con una ingente cantidad de coleccionables que llegan a números ridículos, varios mini-juegos que nada tienen que ver con la aventura principal, torres de sincronización y, en general, un montón de actividades y secundarias repetitivas sin peso alguno puestas para engordar el producto, cual cerdo con destino al matadero. No importa qué le hayan dado mientras esté gordo.

Pero empecemos desde el principio. Manejamos a Aiden, un matón que tiene un móvil mágico. El protagonista puede realizar varias acciones para moverse por el mundo, como parkour, disparar a gente, o conducir vehículos de diversa índole, de los cuales sólo he notado que varía la velocidad. La verdad es que todos se manejan de una forma muy arcade, con un derrape que, como conductor, agradezco que sea irreal. Porque si no habría muerto hace mucho tiempo.

El parkour es, y se me va a permitir la broma, muy parco. No se parece en absoluto a la saga de asesinos encapuchados, y cada vez que quieras escalar algún desnivel, tienes que pulsar un botón del mando, lo cual lo hace bastante lento e ineficaz. El personaje tampoco salta hacia delante, lo que provoca situaciones bastante hilarantes -o frustrantes, dependiendo de cuántas veces hayas tenido que repetir la sección-.

Las armas son las típicas de juegos como Grand Theft Auto; pistolas, escopetas y bombas, cada una con sus características. Nada especialmente nuevo u original, ni siquiera en la forma de utilizarlas -apuntar con un gatillo, disparar con el otro-, aunque tampoco lo considero un error, pues es un sistema que ha demostrado ser muy funcional en el pasado. Por supuesto, como en cualquier juego de tiroteos hay coberturas, aunque de nuevo, su uso es molesto y poco natural, pues hay que pulsar otro botón del mando cada vez que queramos usar alguna.

La conducción es muy básica, y no se nota que le hayan dedicado mucho tiempo. El control es simple y funcional, pero el problema no radica ahí, sino en los vehículos. Hay casos donde parece que en vez de deportivos o rancheras estuviéramos manejando tanques muy ligeros que derrapan en vez de girar. ¿Es raro leer algo así? Pues es más raro sufrirlo. No es un problema al que no puedas acostumbrarte, y no creo que sea un motivo por el que dejar de jugar, pero definitivamente hay algo que no funciona. Las motos y camiones rinden bastante mejor, pero aléjate de algo que parezca un coche normal si no quieres acabar en la cuneta.

w3El móvil es la razón de ser de Watch_Dogs, o al menos intenta serlo. Con esta herramienta más parecida a una varita mágica o a un Destornillador Sónico que a un teléfono de verdad, podemos ver los datos de cada PNJ que pasea por la calle -supongo que hay miles de datos que mezclan al azar para lograr que cada uno sea único-, a veces robar sus cuentas bancarias, y otras leer sus conversaciones o escuchar sus llamadas. También podemos trastear con todo lo que tenga electricidad: explotar cosas sobrecargándolas, cambiar los semáforos, levantar bolardos del suelo, ver a través de cámaras de seguridad… las posibilidades son muchas, y se realizan de forma simple y rápida. Es este apartado el que logra que W_D tenga algo único… y es por ello que molesta tanto ver su poco protagonismo, donde no pasa de ser otra opción más, y no le dan la utilidad que merece. ¿Funciona? Sí. ¿Lo aprovechan? Ni de lejos.

El juego cuenta también con un marcado elemento de sigilo en las misiones principales, y es bastante gratificante utilizarlo. Cuenta con los elementos típicos -apagar las luces, hacer sonidos, etcétera- pero con bastante lugar a la improvisación. Quizás su mayor acierto es que no te pide jugar necesariamente así pero, si lo haces, tendrás algunos de los momentos más divertidos de toda la aventura.

Todo esto se puede mejorar con un árbol de habilidades, que nos permitirá más acciones a medida que ganemos experiencia para subir de nivel. No deja una forma descarada de intentar, por todos los medios, que tengamos que centrarnos en los elementos externos a la misión principal, pues son los que dan experiencia. Típico en los juegos de Ubisoft, como decía antes: mini-juegos de “realidad virtual” en los que intentar hacer la mayor puntuación posible, cientos de coleccionables, misiones aleatorias de atrapar a algún criminal o similar, y torres con las que desbloquear localizaciones del mapa. La cantidad de estas pequeñas pérdidas de tiempo es abrumadora, y se hacen terriblemente pesadas. A poco que te guste completarlo todo, u odies los iconos de cosas pendientes en el mapa, querrás pegarte un tiro.

Las misiones principales tampoco son mucho mejores, y todas se basan en exactamente lo mismo que las secundarias, salvo porque tienen mucha más gente hablando y alguna cinemática. Esto las vuelve tremendamente repetitivas, y lograrán que muchas veces no sepas diferenciar a qué parte estás jugando.

Por último, la ciudad de Chicago está recreada con el buen gusto que suelen tener los franceses para estas cosas. Hay muchos lugares reales, explicaciones históricas, y la escala es bastante decente, con sectores perfectamente diferenciados. El escenario está repleto de elementos con los que interactuar, algunos por pura tontería, como poner mensajes de broma en los carteles de las autopistas. No deja de demostrar que han puesto aquí toda la atención que no dedicaron a la conducción, pero al menos está en algún sitio.

Historia: Aiden Pierce es un hacker que, en uno de sus atracos informáticos, es hackeado. Al dolor causado por la ironía hay que sumarle que será atacado por un hombre misterioso mientras va de viaje con su sobrina, que muere en el ataque. Durante los siguientes meses, el informático ladrón buscará a ese asesino por toda Chicago, hasta que lo encuentra y…

W_D quiere contar con un marcado tono realista, pero el cómo se desarrollan las fases -llenas de matanzas que no sorprenden a nadie-, y ciertas situaciones hilarantes lo alejan de ello a cada oportunidad. El concepto de informática que utilizan es bochornoso, en el mejor de los casos; la tratan como un ente mágico que puede realizarlo todo en pocos segundos, y para que suene natural utilizan términos al azar que no creo muy bien que comprendan, lo cual me hace preguntarme en qué pensaban los programadores que estuvieron picando código. ¿De verdad nadie dijo nada? ¿Era una especie de broma interna? ¿Una velada venganza por los períodos de Crunch? Sólo $Deity sabe.

Los personajes son extremadamente simples, no he visto a nadie que destacase. Todos son arquetipos ya vistos en otros juegos, de la misma Ubisoft incluso. No es una narración que esté mal, simplemente, no llama la atención y está demasiado alargada. Otra historia de venganza y bandas, aunque en este caso de informáticos, que son la gente más malota que puedes encontrarte por la calle. 

w2Arte/Tecnología: Si bien tiene un estilo artístico donde todo tiene que ser lo más gris y genérico posible, cuenta con alguna jugada bien ejecutada, como cuando se utiliza el móvil y aparecen líneas de datos interconectándose entre ellas. La interfaz también está muy bien integrada, y los efectos de glitches o virus que se suceden de vez en cuando ambientan como cabría esperar. Es una lástima que esto no evite lo encorsetado, artificial y mediocre que se siente al verlo, pues tecnológicamente es bastante desastre, y los pocos años que lleva en el mercado no le han sentado nada bien.

Aunque permite resoluciones HD y no me he encontrado problemas de fluidez, Watch_Dogs cuenta con texturas borrosas, modelados de bajo nivel -tanto en escenarios como en personajes, incluidos los principales-, una iluminación que deja que desear y, como guinda del pastel, animaciones forzadas y robóticas; no es raro ver al protagonista flotando y ajustándose automáticamente cuando hace alguna acción, como sacar dinero de un cajero, o coches que se estrellan de forma forzosa porque “así tiene que pasar cuando hackeas un semáforo”. Todo este pack de malas decisiones es envuelto por unos efectos gráficos que no consiguen llamar la atención, pero sí que lo logran sus físicas. Es un espectáculo verlas y, aunque muchas veces destacan por lo hilarantes que son, provocan que el nivel de destrucción sea bastante más alto del que me esperaba, creando momentos muy chulos. Es una lástima que los arbustos sean de hierro forjado, y justamente estos no se puedan romper por… ni idea, la verdad.

Eso sí, cuando llueve todo se ve bastante mejor. Las texturas de mojado son bastante chulas, por lo que no es raro que las imágenes promocionales –las que muestran el juego real, quiero decir- siempre intenten ser de noche y con lluvia. En la oscuridad es cuando más destaca.

Música/Sonido: La banda sonora se compone de una miríada de temas propios con otros licenciados, que suenan al poner el reproductor del móvil. Las composiciones creadas para la ocasión son correctas y de gran calidad, aunque ninguna me llamó la atención especialmente. Apenas he reconocido canciones de grupos reales, y su calidad es tremendamente dispar, con varias elegidas sólo porque eran la moda cuando salió al mercado. Además, son muy escasas y hay poca variedad de géneros.

El doblaje al español es de la calidad a la que nos tienen acostumbrados los galos, y pocas quejas puedo tener, con buenas voces y bien actuadas. A veces, eso sí, aparecen voces de fondo en inglés, empañando un resultado que aún con todo es notable.

Por último, a los efectos sonoros les falta contundencia, apenas se notan sus efectos y no consiguen ambientar. A este problema se le suman bugs, como uno en que las voces bajan su volumen hasta hacerse prácticamente inaudibles.

Duración/Dificultad: Aunque puede llevar más de cuarenta horas terminarlo, más de la mitad del juego se basa en sus interminables secundarias y coleccionables, por lo que la historia principal no llega a las veinte horas. Y se hacen terriblemente aburridas y cansadas.

Para alargar esta duración, porque era obviamente necesario, hay un modo on-line donde puedes hacer actividades con/contra otros jugadores. No están del todo mal y pueden llegar a ser entretenidas, pero al final he tenido que desactivar la opción de que pudieran entrar a mi partida para tratar de hackearme, ya que no dejaban de cortar lo que estuviera haciendo, o directamente bloqueaban el acceso a misiones off-line.

El control para cambiar el arma activa y el apuntado hacen que unos tiroteos en principio sencillos -pues la IA es bastante tonta-, acaben volviéndose más complicados de lo que deberían. Más allá de eso, ayudas como la regeneración automática de vida, o un sucedáneo de tiempo bala, nivelan el conjunto.  En el resto de aspectos, como las secciones de hackeo, no es nunca especialmente complicado. Hay algunos mini-juegos, como uno de emborracharse, que en sus niveles más alto rozan lo imposible. Pero en cualquier caso, no interfieren en la historia principal.

En resumen: No es que Watch_Dogs se juegue mal, o que tenga errores garrafales… sólo hereda los peores vicios de los videojuegos de mundo abierto, haciéndolo soporífero y logrando que juegues en modo automático, para terminarlo y dedicarte a otra cosa. Su elemento principal, el móvil mágico, no deja de ser un añadido a la experiencia en vez de su núcleo, por lo que no logra hacer la diferencia 5.5/10. En el resto de apartados es simplemente mediocre o correcto, sin nada que lo haga destacar.

Es curioso cómo la historia es cíclica; hace un tiempo hablaba de los juegos de molde que se hacían sobre series infantiles y, hoy en día, se está repitiendo exactamente lo mismo con los mundos abiertos. En este caso, con la informática recreada de una forma bastante… imaginativa. No está mal en términos generales, pero es sólo otro sandbox de Ubisoft. Yo no perdería el tiempo con él, ni aunque te guste el género. Hay formas mucho mejores de gastar ese recurso.

w4

Mi día a día para llegar al trabajo.


PC Usado: CUSTOM

  • Procesador Intel® Core, i7-2600K CPU @ 3.40GHz
  • Memoria RAM 16GB DDR3
  • Sapphire Radeon RX 480 8GB GDDR5
  • Windows 10 Pro 64 bits
  • Jugado con mando Xbox One

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s