Kingdom Hearts II Final Mix (PS4/Retro)

[Este análisis pertenece a la versión remasterizada que viene en el pack Kingdom Hearts HD – I.5 + II.5 ReMIX, que incluye varios juegos de la saga.]

Tras una mediocre primera parte que le pedía mucha fe al jugador para llegar a ser divertida, viene esta segund…. no, en realidad no. Perdón, vamos a cortar esta intro.

Para jugar a KHII  necesitas jugar antes a KH Re: Chain of Memories, incluido en este pack. Es un juego tan horrendo que a las tres horas estaba fuera. Y es que me encanta tener una salud mental estable ¿Qué le voy a hacer? Así soy yo, caprichoso. Pero como la historia de esta… cosa innombrable, es muy importante para entender lo que viene, en su lugar me vi las cinemáticas del juego por Youtube. Siete horas de nada. Bueno, ahora sí que estamos listos, vamos a por esta segund… nah, tampoco.

Lo siento, cortamos otra vez. Antes de ponernos a jugar, toca ver las cinemáticas de KH 358/2 Days, incluidas en el recopilatorio. Otras tres horas, más o menos. Lo sé, lo sé. Lo están poniendo muy difícil y tienes mejores cosas que hacer. Oye, a mí no me mires, sólo soy el mensajero.

Vale, ahora ya sí. De verdad de la buena. Podemos jugar ya a Kingdom Hearts II  ¿Merece seguir sufriendo para disfrutar KHIII, el objetivo final de este viaje?

Jugabilidad: Es una continuación directa de Kingdom Hearts Final Mix, por lo que recomiendo leer antes ese análisis. Aquí me centraré en sus diferencias y avances.

Las peleas siguen siendo el núcleo de toda la experiencia, y para mejorarlas han añadido y retocado varias cosas que, aunque no las revolucionan, sí le dan mucha más profundidad. Han empezado añadiendo un menú rápido extra, algo que se agradece pues ahora hay más cosas que elegir. Se introducen las fusiones, transformaciones momentáneas que requieren recargar un medidor y que nos proporcionan habilidades que Sora  no tiene de forma normal (usar dos Llaves Espada, deslizarse por el suelo, entre otras) y un aumento de potencia y agilidad. Estas fusiones  suben de nivel a base de utilizarlas, como si fuesen un personaje más. El otro gran añadido son los Ataques trío, donde el protagonista se junta con sus acompañantes para hacer movimientos devastadores que limpian la pantalla. Consumen el medidor de magia, pero pueden llegar a ser muy útiles. Y hablando de utilidad, vuelven las invocaciones, esta vez con el mayor de sus problemas arreglado, ya no hay que ver un vídeo cada vez que queramos usarlas. Cada invocación tiene un modo distinto de utilizarse, lo que las hace más divertidas.

El combate también ha ganado enteros en velocidad y agilidad. Aunque lo han vuelto más técnico -requiere pensar más en bloquear, esquivar y magias de apoyo-, es bastante más sencillo enlazar combos y pasar de un enemigo a otro sin parar, logrando hacerlo mucho más espectacular y gratificante. Para multiplicar esta sensación, se añade el Comando de reacción, una mecánica donde, según a quién nos enfrentemos, será posible pulsar el botón triángulo del mando para conseguir contraataques o efectos similares. Extremadamente útil, quizás demasiado, hay batallas enteras que puedes empezar y terminar usando sólo esta habilidad.

Al otro lado del abismo teníamos el plataformeo, algo que en esta ocasión ha mejorado… eliminándolo del mapa. Ya no hay zonas de saltos, o cofres a más de un metro de altura, por lo que la frustración al avanzar por los escenarios desaparece. Por desgracia, esto los hace menos interesantes que antes, y los mundos se han vuelto cuatro o cinco llanuras interconectadas entre sí. Aún con todo, creo que el sacrificio valió la pena en pos de la diversión general. Si a todo esto se le suma que la cámara ya no hace cosas raras, y el elegido de la Llave Espada  reacciona mejor a nuestras órdenes, Kingdom Hearts II  nos da unas sensaciones finales mucho más satisfactorias.

Y como una última gran sorpresa que te llenará de felicidad, el Bosque de los Cien Acres  y sus mini-juegos vuelven. Vale… sé que no es precisamente muy querido, pero yo tengo que revindicarlo. Su espíritu tranquilo encaja perfectamente con el mundo que representa, sus personajes son un poco lentos, y no pasa nada que no sea amable y blandito. Pero eso es exactamente lo que te puedes esperar de Winnie the Pooh. Quizás sea por la edad, pero esos momentos de relajación entre tanta muerte sin sentido fueron más que bienvenidos (además, uno de los nuevos retos es sorprendente, de quitar el hipo).

k2Historia: Sora  se despierta tras estar más de un año dormido, tratando de recuperarse de las graves secuelas mentales que le dejó el enfrentamiento contra una organización secreta. Está en una ciudad que no conoce -¿o puede que sí?-, y su único objetivo es volver a su mundo natal para reencontrarse con sus amigos, entre los que se incluye su novio Ri… digo… su novia Kairi. Por desgracia, el Rey Mickey  tiene otros planes para él. Y cuando la monarquía habla, el populacho obedece. Como debe ser.

La verdad es que esto no es tanto un acierto de KHII  sino de la saga en general, pero desde Re: Chain of Memories  la historia ha conseguido encontrar su tono, descubrir qué quiere contar y de qué manera quiere contarlo. Lo hacen tan bien que dejan al Kingdom Hearts original como un mero preludio de lo que está por venir. Los personajes se han vuelto mucho más interesantes, tienen objetivos propios y el foco se aparta del clásico “Malvados de corazón oscuro Vs Idiotas de corazón lumínico”. Me gustaría destacar algo que han hecho con acierto, y es el carácter de leyenda  que tiene Sora  tras los hechos del primer juego, donde el mundo ha reaccionado a él, temiéndole y respetándolo por igual, o llamando la atención de quien no debe. No se hace a menudo, y creo que aquí ha sido bien llevado.

Otra cosa que ha realizado la saga con éxito, y que afecta a este juego, es el trasfondo que ha creado, dejando de ser un simple crossover descafeinado y volverse algo único; criaturas y personajes nuevos, leyes propias como el funcionamiento de los recuerdos en este universo… ahora tiene una identidad propia, y puedes detectar si algo pertenece a Kingdom Hearts  o no.

Pero eso no significa que no haya cosas malas. Final Fantasy  sigue siendo una excusa para meter el nombre, porque sólo aparecen cuatro de sus personajes en un lugar concreto y eso es todo. Hablando de cosas desaprovechadas, los mundos de Disney  siguen sin integrarse de forma óptima, y las historias que cuentan en ellos no se desarrollan bien. Es más, cuando tratan de replicar alguna película, la destrozan. Supongo que hay hábitos que nunca cambian. Como los agujeros argumentales, que siguen siendo la tónica. Hay uno que me molesta especialmente relacionado con las Llaves Espada  (sí, en plural) que da un vuelco bastante importante a lo que se sabía sobre el tema, y la única respuesta que conseguí es “sí, bueno, eso lo explica en…” … en un lugar fuera del juego. No, oiga, señor de Square-Enix, si esto es tan importante, haga el favor de ponerlo en su juego, o no lo cambie.

Arte/Tecnología: Es una remasterización con las mismas características, por lo que se mantiene en la misma línea que el primer juego. Hay algunos momentos nuevos donde han intentado ir más allá, a lo grande, y lo han conseguido. Por ejemplo, presentan una batalla que creía que acabarían obviándola, que no podríamos participar, estaríamos de fondo, o cualquier recurso similar. Al contrario, se vuelve de las mejores del juego, y usa trucos muy interesantes en el plano de la programación para hacerla funcionar.

A pesar de estos avances, he notado una marcha atrás en el grado de detalle de los escenarios. El mundo que hace de zona central, Villa Crepúsculo, es sorprendentemente vacía y parca en decoraciones, hasta el punto de creer que las cosas no habían cargado por culpa de un bug. Es cierto que son más grandes, pero no sé hasta que punto ha valido la pena el sacrificio.k3

En lo artístico todo sigue funcionando bien, pues se reciclan varios mundos Disney  ya vistos, y los nuevos mantienen el buen hacer al que nos han acostumbrado. Eso sí, los personajes que intentan replicar a humanos reales… bueno, intentar es la palabra.

Música/Sonido: Como en el primer KH, todo lo bueno que pueda decir de la banda sonora se quedará corto. Yoko Shimomura  le da alma al juego con sus composiciones; variadas, de una enorme calidad, y siempre perfectamente adaptadas a lo que aparece en pantalla. Si en algún momento llegué a sentir algo en mi negro corazón, fue gracias a esta música.

El doblaje (en inglés, subtítulos en español) ha recibido al fin la inversión que necesitaba. Concretamente, en pagarle a buen director. Las voces son las mismas -aunque a Sora  le haya arrollado el tren de la pubertad, es la misma voz- pero esta vez sí saben actuar. Incluso llegan a expresar emociones de una forma que no es ridícula. Bueno, lo menos ridícula que puede ser la voz de Donald. Quiero decir, milagros los justos.

Terminando con los efectos de sonido, siguen igual de válidos que en la anterior entrega. No he visto nada que sobresalga, o que te meta especialmente en la aventura, pero están ahí de forma correcta.

Duración/Dificultad: Entre mundos y tareas secundarias, tenemos una duración de unas 30 horas, algo más si queremos completarlo del todo. Sin embargo, cae en varios errores a la hora de alargar artificialmente su duración: uno es que liga el desbloqueo de habilidades de movimiento a las fusiones, por lo que para saltar más alto o correr más, hay que entrenar estas formas de ataque y subirlas de nivel. Y, tengo que repetirlo para que se vea el problema, están limitadas en el tiempo y requieren rellenar un medidor. No es algo especialmente grave, pero sí muy molesto cuando ves un coleccionable justo encima de ti y no llegas por la punta de los pelos. Además, nadie te explica esto, por lo que si no usas estas transformaciones a menudo, te habrás quedado con menos de la mitad de las cosas sin recolectar y preguntándote por qué.

El otro problema es que, sin ningún disimulo, te hace volver a mundos ya visitados de forma obligatoria, dándole al juego una “segunda vuelta”. ¿Es algo malo? No especialmente, ya que presentan situaciones nuevas. Pero el relleno salta a la vista.

Pero no todo es malo, al contrario. De hecho, han arreglado los principales problemas que arrastraba el juego anterior. Ahora se puede interactuar con el escenario aunque haya un combate, y los enemigos no se regeneran cada pocos segundos, permitiéndote una exploración más continuada y sin pausas constantes. Como colofón, ya no te hacen dar vueltas por el escenario hasta que salta una cinemática. Si tratas de ir por el lugar que no toca, el protagonista dice algo como “No debería ir por aquí ahora”. Un gran acierto, ahorra mucho tiempo e innecesaria frustración.

En cuanto a su dificultad, baja algo respecto a la primera parte, ya que aquí el elegido de la Llave Espada  es una máquina de matar. Los jefes opcionales de esta versión Final Mix sí que presentan un reto, pero la historia es bastante amigable en ese aspecto. Además, los Comandos de reacción  facilitan mucho la tarea. Cuenta con varios niveles de dificultad desde el principio, por lo que no creo que quien quiera algo complicado se decepcione. Cumple como debe, sin problemas.

En resumen: ¿Qué puedo decir? Me sorprende que una saga tan mala haya podido dar algo tan bueno. Hace lo que toda secuela debería hacer; corregir, mejorar y ofrecer más. Se centra en sus puntos fuertes, arregla lo que no funcionaba -o directamente lo elimina- y es consecuente consigo misma, sin convertirse en otra cosa (como, yo qué sé, un pésimo juego de cartas) 8/10. La pregunta ahora es ¿Qué nos espera por delante? ¿Continuará esta espiral ascendente de triunfo? ¿O ha sido una excepción a la regla? Todo depende de lo borracho que estuviera Nomura, el creador, cuando se le ocurrió la siguiente entrega. ¡Kingdom Hearts III  ya queda más cerca!

k4

Todo el mundo está preocupado. Salvo Goofy. Porque Goofy… Goofy sabe… Goofy ve… Goofy es… el elegido.


Consola usada: PlayStation 4 Pro 1 Tb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s