Sonic Mania Plus (Switch)

El erizo más rápido del multi-verso vuelve con la nostalgia por bandera, una vez más, para brillar como antaño. Al contrario que esa extraña ola de odio y condenación que hay sobre la saga, no creo que sus últimos juegos fueran terribles, con Sonic Lost World y Sonic Generations a la cabeza de grandes propuestas. Pero no es menos cierto que pinchó con ese terrible Sonic 4 o la versión Colours de Nintendo DS, entre otros. Hay intentos algo más antiguos que me parecen geniales (las dos entregas Rush, dentro de su estilo, son divertidísimas), pero lo obvio en este asunto es que nunca recuperó la fama que ganó con sus juegos de Megadrive, ni tampoco esa forma de jugarse tan atípica, donde contaba con físicas de pinball.

Pero esta vez es diferente. Esta vez es un regalo para todos esos fans que reclamaban un erizo clásico de verdad. No en vano, más allá de la supervisión de SEGA, ha sido realizado completamente por admiradores. ¿Han demostrado que es hora de que la saga cambie de manos? ¿O es mejor malo conocido que bueno por conocer? Coge tus mejores zapatillas, que vamos a comprobarlo.

S1

Jugabilidad: No hay mucho donde explayarse, pues permanece lo más fiel posible a sus orígenes. Varios mundos de avance lateral en el que se mezclan carreras, saltos, enemigos y precipicios sin fondo. La mayoría de estos elementos jugables están sacados del pasado, por lo que se podría decir que es un Generations spriteado en 2-D.

Empezando por el personaje, este cuenta con la habilidad de saltar y hacerse una bola que rueda, matando todo lo que se ponga por el medio. Puede contar con varios power-ups en forma de escudos elementales (fuego, electricidad, agua…), con distintos efectos cada uno. He dicho personaje y no Sonic porque hay varios a elegir, cada uno con alguna habilidad especial; el zorro puede volar durante unos preciados segundos, y el equidna planear, y escalar, y pegar (y Knuckles). El caso del erizo azul es particular, ya que hay distintas representaciones de él; por ejemplo, la versión de Sonic CD puede acelerar sin moverse para salir disparado a toda velocidad, algo que no pueden hacer el resto de sus tocayos. Ninguno de estos personajes o habilidades cambia en exceso la jugabilidad, pero permiten tomar distintos caminos o facilitan ciertas tareas.

Por supuesto, las físicas de salto basadas en el momento siguen presentes, y los personajes pesan mucho. Esto significa que, si van a toda velocidad, harán saltos horizontales enormes, y correrán sin control hasta que algo o alguien los frene. Al contrario, si no están en movimiento, avanzarán lentamente y apenas podrán subir pequeñas cuestas. Esto no significa que sea un juego de correr continuamente, pero da herramientas para ganar velocidad en pocos segundos. Gracias a esto, Mania Plus se puede permitir mezclar con mucho acierto zonas plataformeras más pausadas, incluso explorativas, con otras donde el protagonista va tan rápido que la cámara apenas puede seguirlo.

S2Las fases son gigantescas horizontal y verticalmente, llenísimas de rutas, trampas, secretos y enemigos. Su diseño es excelente, al igual que sus mecánicas, aunque prácticamente todo está recortado y pegado de anteriores entregas, a gusto de los desarrolladores. Desde trazados que son un calco hasta trampas que, aunque no están en sus zonas originales, siguen proviniendo del pasado. Hay zonas nuevas, incluso dentro de los niveles clásicos, pero no transmiten la enorme calidad de los momentos recuperados. Al final de cada mundo nos espera un jefe final, ya sea robótico o contra el Dr. Eggman, el malo de la película. Estos combates te llenarán de adrenalina y pondrán tus reflejos a prueba, pedirán toda tu atención y no hay uno parecido al anterior. Es uno de los puntos más brillantes del conjunto.

Por último, contamos con un sistema de vidas limitadas, y podremos aguantar infinidad de golpes siempre y cuando tengamos anillos en el marcador, la moneda flotante de este mundo.

Historia: Eggman descubre una gema con propiedades infinitas –ideal para un guantelete-, con las que puede moverse por el tiempo y el espacio a voluntad. El objetivo de nuestros héroes es pararle los pies a él y a sus esbirros robóticos antes de que hagan alguna de las suyas.

Una historia simple, sin giros ni diálogos, pero cargada de nostalgia y guiños. Me ha gustado especialmente como enlazaban las fases unas con otras, a través de pequeñísimas escenas, y no apareciendo mágicamente. Le da cierta cohesión al mundo, que es de agradecer.

Arte/Tecnología: Cambiarlo todo para que nada cambie. Si miras una imagen suelta verás a tu Sonic de siempre en una de sus fases de toda la vida, sin modificaciones aparentes. Pero en el momento en el que compares ese pantallazo con el juego original, sabrás que tu memoria te ha traicionado. Prácticamente cualquier elemento gráfico ha sido retocado y rehecho, con el objetivo de que luzca tan bien como lo recuerdas. Y lo consiguen. Sprites grandes y llenos de color, con buenas animaciones… los fondos no se quedan atrás; animados, con parallax scrolling y muchas más palabras raras que significan que se lo han currado. Un trabajo titánico que cualquier fan apreciará.

La mayor queja que podría ponerle es la selección de mundos, ya que más allá de lo jugable, son clásicos que se recuperaron antes. Estoy algo cansado de Green Hill. Tuvo gracia las 10 primeras veces, pero ya no.S3

Tanto en modo portátil como en televisión funciona bien; alta definición, estable en su tasa de fotogramas y sin ningún bug durante mis partidas. Apenas hay tiempos de carga, lo cual es de agradecer.

Música/Sonido: Ya era admirador del compositor Tee Loopes antes de que lo escogieran para esta entrega. Es famoso por sus remixes musicales de la saga, por lo que estamos hablando de otro fan consumado. Esto significa que las melodías clásicas han recibido pequeños arreglos que le sientan muy bien, pero donde destaca de verdad es en las creaciones nuevas. Este portugués sabe exactamente cuál era el estilo del erizo azul, pero sobretodo es capaz de entender por qué funciona y replicarlo. De enorme calidad, no creo que bajes el volumen nunca.

Los efectos sonoros son los de siempre. Funcionan como antaño y te llevarán a otra época. Considerando lo que es SMP, no creo que sea necesario pedirle más. Al contrario, que tuviera algo distinto sería decepcionante y estaría fuera de lugar.

Duración/Dificultad: Empieza siendo muy duro para la época actual. De nuevo, se ha replicado completamente la forma de jugar de antaño y, si no estás acostumbrado a esas físicas tan personales, te chocarás, te quedarás corto al saltar y perderás varios caminos alternativos sin poder hacer nada. Y muerte, claro. Un montón. La situación no mejorará en sus dos mini-juegos, uno de pasar por bolas de color azul y otro de perseguir una Esmeralda del Caos en un escenario 3-D, porque perderás decenas de veces.

Pero aquí viene lo divertido. Si no tiras el juego tras las primeras horas, notarás como mejora tu control sobre los personajes, enlazando saltos, rebotes y maratones de una forma prodigiosa a la vista. A medida que repitas las zonas aprenderás a llegar a lugares que hacía un par de horas eran imposibles. Y esos mini-juegos a los que sólo entrabas para perder, se volverán un reto a tu alcance con cada derrota acumulada. Se puede decir que, después de todo, pasarse el juego es sólo el inicio.

Hay que ser sincero: pide mucho de ti. Pide que tengas la dedicación que podías tener de niño, cuando sólo había un par de juegos al año en tu consola. Pide que le eches ganas, que repitas, que domines. Accesibilidad es una palabra que no conoce, ni quiere conocer. ¿Debería hacerlo? Creo que ahora mismo, en este homenaje al pasado, no. Sin embargo, si en un futuro se plantean hacer una entrega nueva, tienen una asignatura pendiente.

Su duración se basa en cuántas veces quieras repetirlo. La historia puede dar para tres o cuatro horas, pero te habrás dejado demasiado sin explorar, ni la mitad de lo que ofrecen sus niveles. Knuckles el Equidna tiene hasta pequeñas zonas dedicadas a él. El modo “Plus” -separado del juego base- cambia ligeramente la mecánica de vidas y añade dos personajes con sus habilidades exclusivas, dando un reto extra a la aventura original. Hay modo contrarreloj. Puedes desbloquear una sección de trucos, o más habilidades para Sonic. Y aún con todo, no dejan de ser las mismas fases, el mismo desarrollo, una y otra vez. El juego tiene un toque de adicción, de que cuanto más juega más gusta, pero ¿hasta qué punto llegarás antes de dejarlo?

En resumen: Tras analizarlo me quedan más preguntas que respuestas, ya que se mueve por terrenos pantanosos. Es divertido, muchísimo. Pero también corto o repetitivo, a elección del jugador. Al final, lo que queda es la pregunta: ¿Es Sonic Mania Plus un digno sucesor de la rama 2-D clásica? Y la respuesta más corta sería “sí, lo es” 7.5/10.

Lo es a base de recortar y pegar la totalidad de elementos de los primeros juegos del erizo, no sólo su diseño de niveles, también sus mecánicas, arte y música. Con muy buen gusto y muy bien remozadas, eso por descontado. Las zonas nuevas son disfrutables, pero el descenso de calidad respecto al material original es palpable. El Mania Team sabe mezclar los ingredientes correctos en las cantidades correctas, pero no crear recetas nuevas. Aun así, nada de esto quita que estamos ante un videojuego que satisfará a cualquier nostálgico y encandilará a cualquier neófito… si tiene la paciencia para hacerlo.

S4

Es el primer programa del tiempo que veo que no se equivoca.

Un pensamiento en “Sonic Mania Plus (Switch)

  1. Pingback: Sonic Forces (PC) – Analizando Juegos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s