Wolfenstein: The New Order (PC)

Si dijera que hoy toca un juego de disparos en primera persona, en el aspecto más clásico y simple de la definición, no mentiría. Pero tampoco diría la verdad. Wolfenstein: The New Order  es una realidad alternativa en el género. ¿Qué habría pasado si los shooters  se hubieran centrado en sus raíces y en mejorar las mecánicas, en vez de irse por los derroteros de la espectacularidad, regeneración de vida y pasillos a prueba de tontos? ¿Y si el éxito comercial hubiera ido a  Half-Life y no Call of Duty IV?

Bueno, a parte de un mundo más justo, tendríamos más videojuegos como el de hoy ¡Que rueden cabezas nazis!

w1

Jugabilidad: Siendo esenciales, podemos disparar. Sí, supongo que no te lo imaginabas. Pero avancemos; distintos tipos de armas, ya sean pistolas, escopetas, metralletas, cuchillos, granadas y un variado etcétera. Cada arma se siente única, con distintos efectos, tipos de disparo, retroceso y demás. Su cuidado roza lo enfermizo, al igual que la exactitud de sus controles. Apuntar es muy sencillo y descabezar a los enemigos aún más. Incluso existe la posibilidad de llevar un arma en cada mano, lo cual sólo aumenta el volumen de casquillos y sangre en pantalla.

A este set de letalidad se le añade una especie de pistola láser, que se puede mejorar a lo largo de la odisea. Con ella podemos cortar superficies de metal o cadenas, que desbloquean caminos y trampas. Su uso y utilidad recuerdan mucho a la pistola anti-gravedad de Half-Life 2, Si conoces esta, sabrás a qué me refiero en cuánto juegues. Las sensaciones son similares.

No nos encontraremos con un juego de mundo abierto, pero sus escenarios son amplios y están llenos de caminos. Explorar es completamente opcional, pero si lo hacemos descubriremos coleccionables, munición y ayudas variadas. Para movernos podemos andar, correr, deslizarnos y varias virguerías más, que potencian el ritmo frenético de este mundo nazi. Y es que la palabra frenético  puede quedarse corta. Los niveles están estudiados al milímetro para que no dejes de moverte, de cubrirte y de avanzar sin apartar el dedo del gatillo ni un segundo. El festival de sangre y adrenalina que consiguen estas fases, con esa rapidez e inmediatez inherente a juegos antiguos son un éxito absoluto. Es maravilloso dejarse llevar por el juego y despedazar a quién ose acercarse, entre gritos y disparos.

O no.

A lo mejor lo odias. A lo mejor prefieres que nadie te detecte, matar a los enemigos con un cuchillo por la espalda, o con una pistola con silenciador. O esquivarlos sin más ¿por qué no? La mayoría de soldados del Reich  tendrán perro y dos hipotecas esperándoles. Pues bienvenido, porque esta no es sólo otra forma de jugar igual de válida, sino una que te recompensa por hacerlo. Con el sigilo podremos evitar que pidan refuerzos, que nos recompensen con la ubicación de coleccionables, descubrir ciertas zonas…

w2El mayor acierto de Wolfenstein, más allá de las sensaciones que trata de replicar, está en la importancia no sólo del gunplay, que es fantástico, sino dónde se desarrolla este. Juegues como juegues, funcionará. Clásico pero actual, completamente libre para que el jugador componga su propia sinfonía mortal, pero siempre adaptando la situación para que la experiencia sea satisfactoria. Eso sí, debido al hilo argumental hay pequeñas secciones dedicadas a un aspecto u otro, pero son tan pequeñas, están tan bien integradas y de forma tan natural que no te importará que aparezcan de forma excepcional.

No hay puzles o similares, aunque sí cuenta con misiones secundarias que hacer durante el transcurso del nivel. Algunas son divertidas, otras no, otras se logran de pasada. Cuenta, por último, con un árbol de habilidades que se desbloquean conforme superemos los retos que nos proponen. Debido a las distintas formas de jugar, hay distintas ramas que mejorar.

Historia: Las SS  ganan. Impulsados por la tecnología de su mayor científico, al que llaman Calavera, las tropas aliadas han usado sus últimos esfuerzos en un ataque a la desesperada contra la base de este investigador. Pero… ¿y si realmente el Reich  triunfara? ¿Cómo cambiaría el mundo? ¿Quedaría alguna esperanza para la humanidad?

El juego parte en dos ligeramente su narración según una elección que tomemos al principio. Cambia algún personaje, hay pequeñas diferencias, pero el núcleo de la historia es el mismo. Hay que decir que, al contrario de lo que pueda parecer -especialmente si jugaste a la saga antes-, hay un guion fuerte y un mundo rico y profundo. Esto empieza desde el propio protagonista, B. J. Blazkowicz, que pasa de ser un héroe de acción sin personalidad a alguien con sueños, miedos y moral propia. El resto de personajes cumplen de una forma u otra, son fácilmente recordables y todos tienen algo que los hace destacar, sin caer en clichés notables.

Los nazis son villanos de excepción, y más cuando se les trata con el respeto que merecen. No son idiotas, sus soldados tienen preocupaciones, vicios e ideas, y da auténtico pavor ver en qué podrían haber convertido el mundo si las cosas hubieran sido distintas. La ambientación que se consigue con este futuro distópico es soberbia, aunque entraré en este aspecto más adelante.

Sin embargo, ciertas decisiones hacen que un apartado con tantas posibilidades, y donde se ve que pusieron esfuerzo y corazón, falle mucho más de lo que debería. Sobrevivir a cientos de disparos, golpes y puñaladas en un juego de acción es normal; la suspensión de la incredulidad  se da de forma natural, ya que de otro modo abandonaríamos al primer nivel. Y eso está bien. Pero cuando esto ocurre en medio de una cinemática diciendo lo mucho que B. J. sufre y, no sólo eso, en dos minutos sigue caminando como si nada hubiese pasado, algo falla. Y si a esto le sumamos que, hacia la mitad de la historia, todo misterio y explicación se resuelven con “lo hizo un mago”, no vale la pena seguir interesándote.w3

Arte/Tecnología: Y como decía, ambientación. Los escenarios están retorcidos para que recuerden a sus ubicaciones reales, pero con construcciones inmensas y grises de los nazis encima. El grado de desasosiego que pueden conseguir es altísimo, y realmente te sientes recorriendo instalaciones de este régimen durante toda la aventura. Detalles que van mucho más allá que las típicas banderas con la simbología, como la existencia de carteles y periódicos en alemán, diseño de las armas, vestimenta… todo forma un mundo de horror y asombro que pocas veces he visto en un shooter así.

Por desgracia, se queda completamente atrás en todo lo tecnológico. Ya iniciar el juego es una odisea en sí misma, donde tienes que trastear con los archivos y ejecutables. Y luego te encontrarás con que no hay nada que justifique los requisitos que pide: las texturas poco detalladas cargan de forma lenta, las animaciones son regulares, a los modelados se le ven demasiado las aristas, efectos gráficos o iluminación que no destacan… todo está un par de pasos por debajo de otros juegos. A cambio está en HD, se pueden poner todas sus opciones en Alto  o Ultra  sin que deje de moverse siempre a 60 fotogramas por segundo algo indispensable en un juego de acción como este-, y sus desmembramientos, tan detallados, hacen muy divertido matar al personal. Al final, lo mejor que puedo decir es que su aspecto no será un problema en su contra. Pero con una ambientación así, podría haber sido mucho más.

Música/Sonido: Como en la mayoría de juegos de acción, las balas vienen acompañadas de melodías cañeras y rockeras, que les sientan como anillo al dedo. Te meten más en la escena y, por qué no, se disfrutan mucho. No considero que sean composiciones para el recuerdo –de hecho, su tema principal se me hace bastante pesado-, pero cumplen perfectamente su cometido. En los momentos más pausados deja que sean sus geniales efectos de sonido los que hablen. El murmullo de un perro durmiendo o una radio sonando en alemán, de fondo, consiguen meterte en este mundo gracias al gran lujo de detalle con el que están recreados.

Su doblaje al español deja que desear, con actores conocidos e interpretaciones que intentan dar algo bueno, pero no se libra de voces sobreactuadas y, en general, se oyen bastante bajas, teniendo que retocar las opciones de sonido. Es algo que nunca termina de arreglarse del todo.

Duración/Dificultad: Aunque está centrado completamente en el modo para un jugador, Wolfenstein  puede llegar a las quince horas de juego, una cifra nada desdeñable, ya que no tiene relleno o desarrollo innecesario. Así no se eterniza, pero tampoco se queda corto. Y si tienes ganas de más, hay un contenido descargable llamado The Old Blood, que sirve de precuela y trae hasta ocho horas más de guerra. Irónicamente, para jugar en el castillo que da nombre al videojuego original tienes que comprarte esta expansión. No es una política que apruebe de forma personal, por lo que recomiendo su compra en pack cuando esté rebajado y en conjunto te cueste como un juego completo -o menos-.

Por otro lado, hablamos de una experiencia realmente bien equilibrada en todas sus facetas, e incluso en el modo normal notaremos como va haciéndose más complicado. El sigilo requerirá de cada vez más triquiñuelas, los enemigos llevarán mejor equipamiento, que nos obligarán a tomar distintas estrategias según a lo que nos enfrentemos, estos actuarán de formas distintas… Y aún con todo, el viaje de Blazkowicz nunca se vuelve frustrante, al contrario, perder motiva tus ansias de venganza hasta límites que quizás no conocías.

En resumen: Wolfenstein: The New Order  tiene fallos graves, y negarlos es fútil. Su historia es un quiero y no puedo con lo mejor y lo peor que podían ofrecer. Su ambientación es soberbia, pero se empaña con una tecnología que no supo estar a la altura. Y su doblaje intenta ser digno, pero no deja de ser otro ejemplo de cómo, de forma habitual, no le dan la importancia al tiempo y la inversión que merece a este medio.

Pero también tiene grandes aciertos. Un genial sucesor no sólo de Wolfenstein 3-D, sino de todo un género 7/10. Es anticuadamente moderno en lo jugable, con especial atención en su forma de hacer las cosas; escenarios y enemigos trabajados, una duración más que aceptable y una dificultad a la altura. El nuevo régimen da lo que promete desde el primer minuto: diversión salvaje y absoluta matando nazis. ¿Esperarías otra cosa?

w4

No entiendo la publicidad, pero estoy completamente de acuerdo con lo que dice.


PC Usado: CUSTOM

  • Procesador Intel® Core, i7-2600K CPU @ 3.40GHz
  • Memoria RAM 16GB DDR3
  • Sapphire Radeon RX 480 8GB GDDR5
  • Windows 10 Pro 64 bits
  • Jugado con teclado y ratón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s