F-Zero (SNES Mini/Retro)

F-Zero  es una de esas sagas famosas y queridas de las que más o menos todo el mundo ha oído hablar, pero que nadie compra. Y la mayoría la conocen gracias a Super Smash Bros., que tiene a Capitán Falcon  como personaje seleccionable. Y yo no soy diferente ¿eh? Nunca me sentí atraído por la saga y nunca le ví eso que llama tanto la atención, pero ¿no es mejor tarde que nunca? Veamos que me he estado perdiendo todos estos años ¡abróchate el cinturón, que vienen curvas!

f1

Jugabilidad: El origen de la saga, y por qué no decirlo, de Mario Kart  también. Carreras arcade  donde acelerar, frenar y derrapar, mientras manejamos pequeños vehículos especiales que flotan sobre la pista.

Lo que lo diferencia de otros juegos similares es la posibilidad de que nuestra nave se dañe hasta el punto de explotar en trocitos, matando a su conductor. Para lograr esto hay que pegársela contra todo lo que veas, o que el resto de participantes decidan darnos amables caricias de ánimo. Y lo decidirán muy a menudo. Si se quiere evitar ese mortal destino, deberemos pasar por zonas verdes parecidas a boxes donde recuperar parte de esta salud. No esperes que una buena conducción y respetar los semáforos te ayude a evitar las abolladuras; las carreras son agresivas y a veces el objetivo será, simplemente, llegar a la meta. Todo lo que viva -y lo que no- tratará de golpearte, de desviarte y de tirarte al vacío. Los circuitos son parte del problema: llenos de trampas y ayudas, hay desde pinchos que ralentizan a flechas que dan velocidad extra, pasando por rampas con las que dar enormes saltos.

f2El diseño de estas pistas es correcto, con curvas cerradas, amplias rectas, desvíos y algún atajo fugaz. Hay de varios tipos, cada una con un late motiv  que las diferencia, consiguiendo cierta variedad. Por ejemplo, una tiene fuertes corrientes de aire que te hará besar los quitamiedos espaciales más de una vez. Y aun así encuentro estos lugares planos, parecidos entre sí y demasiado pequeños. Incluso aburridos por sí mismos. Tienen que dejar en manos de los belicosos competidores la diversión.

Las carreras consisten en dar cinco vueltas al trazado y quedar siempre por encima de la posición que nos pidan. Tras cada vuelta recibiremos un turbo  con el que aumentar nuestra velocidad unos segundos, y utilizarlo con estrategia será lo que muchas veces nos haga ganar o perder. Por suerte también tenemos un contador de vidas, que nos permitirá cometer errores unas cuantas veces antes de ver el Game Over.

Pero nada de esto servirá sin un vehículo, y tenemos cuatro a elegir. Pocos, pero la verdad es que me sorprendió lo diferenciados que podían estar entre sí, ya que con cuatro estadísticas logran que los haya más sencillos de controlar, varían su aceleración, resistencia, etc… El control es duro, pero se puede llegar a dominar. Después de todo, parte del reto es aprender a hacerlo.

Hablando de cosas sorprendentes, no puedo terminar sin citar el modo para dos jugadores. Bueno, sí que puedo, más que nada porque no existe. No comprendo por qué un juego claramente multijugador carece de algo tan importante, y seguro que hay razones perfectamente válidas, pero como comprador no me interesan. El caso es que no tiene, y por difíciles que lleguen a ser los PNJ’s, no dejan de ser eso, personajes no jugador.

Historia: Me imagino que el manual de instrucciones traía una complicada historia explicando por qué hay naves espaciales compitiendo a muerte y sangre por circuitos seguramente carísimos, pero el juego como tal no dice absolutamente nada. Sí, sale el Capitán Falcon, pero no pega puñetazos a nadie.

De todos modos, no creo que necesite una gran historia. Es un juego de carreras con vehículos que flotan a velocidades de vértigo, por lo que, aunque un trasfondo y un hilo conductor no le habría sentado mal, tampoco hace daño su inexistencia. Es preferible a que sea mala o, peor aún, que moleste durante la partida.

Arte/Tecnología: F-Zero  destacó en su momento por su impactante presentación, que hacía uso del Modo 7  para conseguir profundidad y volumen usando objetos bidimensionales. Hoy en día no es tan deslumbrante, pero el tiempo no le quita mérito. Utiliza trucos bastante ingeniosos, se ve de forma correcta en una pantalla 4K –como siempre, gracias al emulador incluido en la SNES Mini- y no tiene caídas de fotogramas. Aunque no disfruté nunca de una gran sensación de velocidad, ni siquiera en las dificultades más altas. No quiero decir que no fuesen rápidas, al contrario, dominar las carreras a ese vertiginoso ritmo es parte de la dificultad, sino que no daban la sensación, algo igual de importante en este caso.f3

Se podría justificar alegando que es un producto antiguo y que, al ser superado, ahora ya no consigue el efecto deseado porque el cerebro espera algo más, al estar acostumbrado a experiencias modernas. Estoy de acuerdo. Pero eso no cambia el hecho de que aquí no tendrás el efecto de velocidad que te producen estos juegos actuales. Al contrario, lo verás como ralentizado. Y este es un hándicap que existe, venga de donde venga la causa.

En lo artístico destaca por su originalidad, mostrando parajes alienígenas de distintos colores, pero no por su nivel de detalle o su variedad. Los circuitos están desangelados, con sólo un par de sprites  que los diferencian los unos a los otros. Las cuatro naves principales son las únicas caracterizadas a pesar de ser carreras de 20, dejando al resto con el mismo diseño.

Música/Sonido: Puro rock que ha quedado para el recuerdo junto a otras melodías que no funcionan ni de lejos, lo que logra un apartado irregular donde lo bueno es sobresaliente, pero lo malo es terrible. Hay canciones cañeras que mimetizan el espíritu de F-Zero, muestra de que los compositores manejaron perfectamente el chip de sonido de la consola como quisieron. Pero en cambio hay otras que son justo lo contrario a este festival de música y que lo único de lo que dan ganas es de bajar el volumen del televisor.

Donde sí no hay queja es en los efectos sonoros; explosiones contundentes, motor que no deja de rugir… todo con cierto toque espacial, incluso la cuenta atrás. Te meten de lleno en la carrera a través de tus oídos.

Duración/Dificultad: Sus cuatro niveles de dificultad pueden entretenerte unas horas, lo que tardes en dominar tu nave favorita y conocerte los 15 circuitos. Alargarlo más allá de esto dependerá de si te apetece superar tus marcas en el cronómetro o controlar los cuatro vehículos, ya que no hay nada más.

Eso sí, triunfar en master  –el último nivel- es una epopeya de la que sentirte orgulloso. Las diferencias entre este cuarteto de modos de dificultad radican en lo injusto que es el juego contigo dando ventaja a otros pilotos (o volviéndolos suicidas) y la velocidad a la que se mueve todo. Un clásico.

En resumen: F-Zero  está lleno de defectos, grandes o pequeños, como su falta de multijugador o sus circuitos, que están bien, pero no terminan de quitarse ese olor a genérico que impregna el juego. Aun así, se pueden ver en él muchos de los aciertos y mecánicas que tendrán otros juegos de carreras, adaptado para ellos por su efectividad. Porque, a pesar de todo, F-Zero  funciona 6/10. La pregunta es ¿por qué jugarlo ahora, más allá de recordar viejos tiempos o por curiosidad? Está atado a su tecnología, una que ha quedado anticuada y superada. El tiempo ha conseguido que lo que antes era increíble, ahora le falte espectacularidad. Algo que le haga destacar, que te haga sentirte un piloto espacial a velocidad desmedida. Algo que, por desgracia, ya no está.

f4

Menos mal que Fernando Alonso no compite. El coche explotaría nada más arrancar.


Consola usada:

Nintendo Classic Mini: Super Nintendo Entertainment System

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s