Gravity Rush 2 (PS4)

Hará cuatro o cinco años, compré una consola muerta nada más nacer. Pero valió la pena. Porque gracias a aquel gesto estúpido y poco meditado, pude disfrutar de un juego fantástico ¿y no son para eso las maquinitas? Y como no aprendí nada de aquello, vuelvo a las andadas: misma marca, continuación de aquella pequeña joya. GR2  es el juego que me ha hecho comprar una PS4. La primera vez salió…. bueno, la consola tiene escrito Help me! en el polvo acumulado. Pero no tengo nada de lo que arrepentirme, pues aquella decisión me hizo disfrutar de un gran juego. ¿Se ha repetido la parte buena de la historia? Sólo hay una forma de saberlo ¡ponte el mejor traje de transmutadora de gravedad que tengas!

g4

Jugabilidad: Es una secuela directa de Gravity Rush, y la forma de jugar de aquel se mantiene. Para esta ocasión, me centraré en los cambios, por lo que recomiendo leer el anterior análisis antes.

Para empezar, el sistema de gravedad del que hace gala se ha revisado añadiendo dos variables, Lunar y Júpiter, haciendo que la primera nos vuelva especialmente ligeros y rápidos, y la otra pesados pero potentes. Donde más se notan estos cambios es en las peleas, con movimientos exclusivos para cada modo, pero también se les puede sacar partido en la exploración con movimientos como grandes saltos o romper cosas pesadas. Se integran perfectamente en el conjunto y cambiar de una a otra es sencillísimo, tanto como acariciar un botón, haciendo que se vuelvan parte de un combo o de una sección de plataformeo como cualquier otra habilidad. Es una pena que se aprovechen tan poco, y salvo retos específicos o momentos especiales en la historia, no son necesarios.

Hablando de botones, el control se ha reorganizado a falta de los paneles táctiles de PS Vita, y manejar a Kat  sigue siendo tan disfrutable como siempre, con una cámara que se maneja sorprendentemente bien para las situaciones en las que se tiene que meter, ofreciéndonos además un control total sobre ella. Cuando no usas sus poderes, la cosa cambia: la transmutadora no está hecha para pisar el suelo ¡ni siquiera tiene animación de andar, va trotando a todas partes! Y no sería un problema…

Salvo por las nuevas misiones que quisieron meter para darle variedad al juego. “Es una consola mayor, tiene que ser un juego mayor, pero estar siempre con la gravedad de arriba para abajo sería cansado”. Alguien del equipo pensó eso, estoy seguro. Así que han metido misiones de infiltración, misiones de saltos entre vehículos… y todo sin usar el late motiv  del juego, lo cual las vuelve un ejercicio constante de ensayo y error que no le hacen ningún favor al conjunto, con mecánicas que no terminan de funcionar. No por mal diseñadas -que algunas también- sino por el parco control del personaje en tierra firme.

Siguiendo con las novedades, añadieron una cámara (de verdad, de sacar fotos) que empieza como un extra pero luego la incluyen en varias misiones donde juega un gran papel. No está mal, no es algo que entorpezca la experiencia y se aprovecha bastante bien, con unos controles sencillos, filtros, zoom de imagen… También se han añadido unos talismanes en forma de equipamiento, que dan como recompensas o recolectando. Algunos son útiles, otros no tanto, y la mayoría -que no todos- se centran en mejorar un poco las estadísticas. Y por último, algo que me hizo especialmente gracia es que puedes ir ganando gestos en el transcurso de la aventura, ya sea para posar en las fotos o para usarlos con los PNJ’s  del juego, logrando reacciones bastante divertidas. Una chorrada, pero que demuestra lo cuidado que está todo.

También hay misiones secundarias que tienen un componente argumental bastante grande (algunas fundamentales para comprender la historia), conversaciones por la ciudad (también muy útiles para el contexto del mundo), pruebas en forma de contrarrelojes y puntuaciones…

Para esta segunda parte se han sumado retos on-line  que no tienen razón de ser en un juego para un jugador pero que tampoco molestan (como medirse las orejas usando las puntuaciones de las pruebas o encontrar cofres del tesoro con la foto de otro jugador) y unos escenarios de minas y ruinas repetitivas donde pateando bolas verdes recolectamos experiencia. Son quizá de lo peor que añadió el juego, todo es anodino, cansado y pesado dentro de ellos.

g2Es probable que al leerme la sensación final sea de algo agridulce, de que el juego la ha pifiado. De que casi todo de lo que hablo es malo. Y es que ese es el gran error (y único, globalmente) de Gravity Rush 2, que gran parte de las funciones nuevas no terminan de casar o de estar al mismo nivel que lo que ya existía. Porque lo que había antes, su exploración por las ciudades, su forma de manejar la gravedad como ningún juego lo había hecho, sus batallas simples pero directas y sus peleas contra jefes finales (ahora en más número y más variados), sigue ahí. Y no sólo sigue igual de bien implementada y mezclada, no sólo es igual de buena que en la primera parte, es que es superior. La mejoran en varios puntos, la pulen y la ponen en más cantidad. Y es justo en ese momento donde GR2  brilla con fuerza.

Historia: Lo que pedía cualquiera que haya jugado a la primera parte. Eso sí, antes hay que jugar a la susodicha, o no te enterarás de muchas cosas. Pasada esa barrera, aquí esperan más misterios, más personajes desarrollados, más humor, más chistes verdes que la Reina de la Gravedad  no pilla, más drama, todo bien desarrollado, con buen ritmo y sin zonas muertas. Kat  está más evolucionada psicológicamente y jugar con su inocencia, alegría y optimismo sigue siendo contagioso ¡no cambies nunca, chica! Además, cierran todas las tramas abiertas y resuelven todos los misterios que han ido apareciendo en ambas entregas. Eso sí, es muy recomendable ver el especial animado que hace de puente entre el primer juego y este, ya que influye en por qué la protagonista está donde está.

Nuestra transmutadora se ha vuelto una minera en un poblado alejado de todo lo que conoce. Allí la tratan casi como a una esclava por haberle salvado la vida, pues ella y su amigo Syd  acabaron cayendo en él tras atravesar una tormenta. Sin su gato Dusty, perdida, sin poderes y sin su mejor amiga/compañera Raven, tiene una odisea por volver a casa… si el Síndrome de Estocolmo  no termina antes con ella y empieza a considerar el asentamiento su nuevo hogar.

Como último aviso, peligro con el epílogo, porque son unas 4 o 5 horas donde no querrás soltar el mando. Con la tontería hubo una noche entera donde directamente no dormí.

Arte/Tecnología: A pesar de que sufre problemas de popping  (los elementos no aparecen hasta que nos acercamos a ellos) que afectan especialmente a la recolección de gemas, y que algunas texturas tardan más en cargar que otras, el juego en sí mismo cumple sobradamente con lo que quiere mostrar. Muy detallado, con elementos por todas partes y sin casi tiempos de carga. Eso sí, no exprime en ningún momento la máquina y saca su mejor cara cuando hay decenas de trozos de cosas volando por la pantalla. La destrucción de algunos objetos o lugares se ha mejorado respecto a la anterior entrega, y se aprovechan mucho de ella.g1

Unas animaciones más que correctas, sin bordes de sierra, escenarios que son micro-mundos llenos de detalle… no sé qué puedo mencionar sin entrar de lleno en el apartado artístico, pues es justo él lo que da vida a GR2, poniéndolo por encima de otros juegos. Lleno de color, lleno de vida, todo está hecho con buen gusto. Es imaginativo y muy bello, tanto en personajes como escenarios. Eso no le excusa de cosas malas, que las tiene: muy poca variedad de Nevi, muchos PNJ’s  se repiten por las calles, no hay ciclo día/noche… Cuenta con algunas cinemáticas, pero la mayoría de la historia se desarrolla en viñetas, con unos dibujos excelentes.

Siempre estable sin caídas de fotogramas y cuenta con una buena resolución (no creo que fueran 4K  reales, pero todo era extremadamente nítido para el ojo biónico -roto- que llevo, así que para mí es más que suficiente) No tiene defectos gráficos o bugs. Eso sí, una vez se me colgó el juego. Algo extraño, en una batalla final, sólo ocurrió una vez. Tampoco me molestó, iba perdiendo.

Música/Sonido: Las nuevas composiciones siguen siendo muy buenas, cargadas de emociones, perfectas para ambientar cada lugar. Se echa en falta, eso sí, más variedad de ellas. Tampoco son tan memorables como las de la primera entrega, aunque personalmente creo que eso es más culpa de las nuevas ambientaciones, más asiáticas, veraniegas y exóticas. La verdad es que no puedo quejarme mucho, la potencia de una sobremesa les ha permitido meter más instrumentos y de forma más limpia, y eso en la calidad general se nota para bien.

Las voces siguen hablando una especie de idioma inventado con trazas de inglés (todo adaptado en textos perfectamente al español), pero son igual de buenas, todos los personajes tienen una voz fantástica. El sonido ambiental encaja muy bien, con gente, animales y maquinaria por todas partes.

Duración/Dificultad: La aventura de Kat  no es un paseo, pero tampoco una triatlón. Hay enemigos con su punto de mala leche y zonas de habilidad que pueden no salir al primer intento, pero sí al segundo o tercero. A esto ayuda llevar lo más evolucionada posible a la protagonista, pues facilita bastante los retos ya sean principales o secundarios. En esta ocasión me encontré que la dificultad se puede hallar en ambos casos, lo cual dio interés al juego, sintiendo las victorias como tales y no como un requisito más.

A parte de eso es más largo que su primera parte, unas 15 horas de historia y bastantes más si lo queremos completar al 100%. Siempre con ritmo, siempre avanzando. No es un mal desarrollo y no se hace largo. Al contrario, deja con ganas de más. Cuenta con un DLC  gratuito que actúa a modo de precuela, explicando ciertos aspectos de Raven  y terminando una de las tramas del primer Gravity Rush. Es sencillo, y su contenido puede dar para un par de horas.

En resumen: Creo que el mayor problema de Gravity Rush 2  es, irónicamente, lo grande que se ha vuelto. Una experiencia que en portátil era de rozar el excelente, en sobremesa no lo es tanto. Y no porque sea peor, sino porque han intentado rellenarlo con novedades que han resultado en, el mejor de los casos, simplemente inocuas. Misiones que en muchos casos no funcionan, ya sea un sigilo un tanto extraño o estar constantemente en el suelo, cuando Kat  y su control se han hecho para estar en caídas infinitas a gravedad cero o deslizándose mientras arrasa con todo, sea en estilo Lunar, normal o Júpiter, los tres geniales.

¿Pero eso lo hace un juego malo? En absoluto. GR2  es una experiencia tan o más divertida que su primera parte. Es grande para lo malo, sí, pero también para lo bueno. Cuando los chicos de Japan Studio  se centran en lo que el juego sabe hacer, jugar con la gravedad, sus combates y su exploración, la Reina de la Gravedad  vuelve a ser fantástica, de primer nivel 8/10. No puedo dejar de recomendar el juego. Puede que no esté en el sistema adecuado, pero sin duda, es el juego adecuado para divertirse.

g3

Está esperando a un Gravity Rush 3 ¡JA, JA, JA, JA, JA!


Consola usada: PlayStation 4 Pro 1 Tb

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s