Tom & Jerry in Mouse Attacks! (GBC)

Hubo una época, hace mucho, donde cada serie infantil tenía que tener su propio videojuego. O muchos videojuegos, cuantos más mejor. Por casualidades de la vida uno de estos juegos cayó en mis manos, así que no había mejor excusa para sacarle el polvo a la vieja Game Boy Color  ¿el resultado? mejor de lo que esperaba, peor de lo que debería ser.

t1

Jugabilidad: Quizá los jóvenes no lo sepan, pero hubo una época, una época oscura y antigua, perdida en los anales del tiempo, donde cuando una marca famosa quería trasladarse al mundo de los videojuegos usaba el género de plataformas. Prácticamente cada saga famosa que conozcas tuvo una adaptación plataformera: Star Wars, Terminator, Bugs Bunny… Tom & Jerry  no son la excepción, de hecho por aquella época la Warner Bros. parecía empeñada en sacar muchos juegos iguales cambiando a los personajes, juegos de molde, que en este caso no es una excepción. El tratamiento es el siguiente:

Coges a un personaje protagonista, le pones un control que no termina de ser malo pero no lo suficientemente bueno como para no temer en cada salto, enemigos a los que no se les puede matar saltando encima, varios minijuegos de diversa índole (surfear, jugar a en que vaso está la bolita, etc…), algunos ítems que den habilidades momentáneas al protagonista, pero que se agoten, y por último un sistema de guardado basado en un código que el crío tendrá que apuntar al final de cada nivel si quiere continuar donde lo dejó.

t2Mouse Attacks!  cumple al dedillo todas y cada una de esas facetas de molde. Pero hay una, la más importante, que no hemos mencionado: es un juego para niños, y no queremos gastar mucho dinero en su creación ¿qué hacemos? crear una primera fase complicada. Así los niños nunca conseguirán (o tardarán en conseguir mucho más) pasársela y creerán que el juego es larguísimo. Y antes de que te asalte la duda, sí, esta última faceta la cumple de igual manera que el resto.

No es que tenga una mala jugabilidad. No lo creo. Es cierto que el control no deja de ser impreciso, pero tiene suficiente variedad en los niveles, que son muy verticales, y esconden algunos secretos. Su sistema es siempre el mismo: tenemos que recoger notas musicales, que son la moneda del juego, para poder acceder a los minijuegos de la fase, que pasándolos, nos darán un ítem que equivale a una habilidad. Eso sí, limitada. Globos de chicle con los que volar, cohetes con los que romper techos, y más. Por desgracia, una vez que se agotan, tienes que volver atrás y repetir el minijuego para conseguir más, en caso de que necesitases. Esto limita muchísimo la exploración, ya que malgastar algún ítem en busca de ese sitio donde crees que hay una vida extra significa prácticamente tener que volver a hacer un minijuego (que si bien no son malos, cada uno son un par de minutos de tu vida). Sé que parece un error de diseño garrafal, pero salta a la vista que se hizo así justamente para alargar la vida del juego.

Los jefes finales, salvo el primero (¡a que no te lo esperabas!) son sencillos y cada uno tiene estrategias distintas para derrotarlos. No están mal, aunque no dejan de ser plagios de otros jefes finales más originales. Jefes de molde.

Historia: Ni siquiera han intentado que se parezca a un -buen- capítulo de animación, lo único que tendremos que hacer es rescatar a los amigos de Jerry  que fueron encerrados porque… um… esto… probablemente estaban molestando por la casa y Tom, que es un buenazo, en vez de asesinarlos como le pidieron sus dueños, sólo los capturó hasta que las cosas se enfríen.t3

Arte/Tecnología: Sprites  bien resueltos. No son muy grandes, no están todo lo animados que podían estar, pero cumplen. Los fondos no están mal, al menos están ahi. Y los enemigos parecen sacados de otro juego, no tienen sentido alguno. El juego cuenta con imágenes estáticas que imitan a los dibujos animados y sólo cuando saques el Game Over  verás una animación sacada directamente de la serie.

Música/Sonido: No se preocuparon en ningún momento de hacer melodías que quedasen para el recuerdo, pero son agradables y muy de la época. Creo que alguna hasta está a buen nivel, aunque es curioso lo poco que encajan con la fase en sí. De hecho, es aún más curioso lo que se parecen ciertas melodías a algunas composiciones de Donkey Kong Country, pero vamos a pasar eso por alto. Dicen que la imitación es la mejor forma de adulación ¿no?

Los efectos de sonido apenas existen pero los que hay están… están, no destacan ni para bien ni para mal.

Duración/Dificultad: Tras pasarnos un primer nivel bastante duro y un jefe final un poco más duro, el resto del juego es bastante estándar. Sí que es cierto que te pide estar atento en todo momento (más que nada para no malgastar ítems) pero es poco probable que mueras. Para el público al que iba dirigido creo que su dificultad es acertada.

Eso sí, la duración es ridícula y en cuanto le tengas cogido el truco al juego no durará ni una hora en tu consola. Hay unos 5 niveles y todos son muy cortos.

En resumen: No hay otra forma de definirlo, juego de molde. No es malo, se deja jugar, pero se hizo sin ningún cariño ni emoción 5/10. Hay mejores formas en las que perder el tiempo, pero a un niño lo mantendrá entretenido unas horas.

t4

Surfear sobre jabón es lo que hacen los ratones guays y modernos de hoy en día


Consola usada: Game Boy Color

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s