Pokémon Sol/Luna (3DS)

Pokémon  está, una vez más, en pleno apogeo. 20 años no son nada para quien sabe cuidarse. Tras el fenómeno social que fue Pokémon Go  (sí, lo juego) (no, no pienso analizarlo, me siento culpable por jugarlo), la saga principal vuelve a 3DS  en la llamada séptima generación ¿sigue manteniendo el tipo o será tan descafeinada como los últimos remakes  de Rubí/Zafiro?

p1

Jugabilidad: Me centraré en las novedades que se introdujeron para la ocasión. Si queréis un análisis más extenso de las mecánicas de Pokémon, lo hago en Pokémon X/Y, así que recomiendo leer ese antes.

Dicho eso, vamos a empezar con la idea predominante de la aventura: estas son las ediciones que más quitan y simplifican. Ojo, esto puede ser malo, pero en muchos casos es acertado, y en otros simplemente se queda a medias.

Yéndonos a un ejemplo de quedarse a medias, pescar, una de las invariables de la saga desde sus inicios, siempre fue una mecánica que contaba con dos factores: 3 cañas para usar, donde pescando en una misma zona podían salirte distintas criaturas según la caña que estuvieras usando, y pescar en cualquier lugar donde hubiera un charco. En Sol/Luna  sólo hay una caña, lo cual me parece un buen cambio, pero sólo puedes pescar en lugares muy concretos perfectamente señalizados.

Las habilidades como Surf  o Fuerza  han desaparecido (y el ultra-vuelo  de los últimos remakes  ni se huele) y se han sustituído por Pokémonturas, que puedes invocar en cualquier momento cuando las desbloquees en la historia. El traje que te ponen al usar las monturas es ridículo y un insulto al jugador que se trabajó con esfuerzo el conjunto que ponerse. Porque esa es otra, la ropa personalizada vuelve, pero con prendas menos inspiradas, menos colores, y sin apenas estilos, quedándose todos en el isleño.

Las hordas de pokémon  salvajes se han esfumado y han dado paso a que una criatura pueda llamar a otra para ayudarle en medio del combate, dando interesantes resultados (que llame a otra que no se puede encontrar de forma salvaje, a una evolución de ella misma…). Sin irnos de los combates, toda esa clase de combates que se habían introducido en anteriores entregas -combates triples, aéreos- se han volatilizado, quedándose en los simples y a dobles, y un nuevo estilo introducido para la ocasión donde 4 entrenadores se enfrentan a la vez todos contra todos.

p3Siguiendo con cosas desaparecidas, los minijuegos del Pokérecreo  ya no están, la Pokédex Nacional  no existe, bueno, sí, a quien quiera pagar el Pokébanco. Y la que existe, la llamada RotomDex, es terrible, quitando los agradables menús que habia en X/Y.

Y hablando de menús, no podemos irnos sin mencionar la Festi Plaza, o el ejemplo perfecto de cómo transformar una buena idea en una pésima. Este lugar se supone un centro on-line  de visita de otros jugadores, que aparecerán por la zona, preguntándote cosas y soltando idioteces al azar. Puedes editar la Festi Plaza, añadiendo distintos locales y atracciones que pueden reportarte ventajas, como un sitio donde te venden batidos para subir la felicidad de tus pokémon. El problema es que casi parece una variante Free To Play de móviles puesta a la fuerza, ya que para mejorarla necesitas Festimonedas, y sólo se consiguen hablando con gente que venga a tu plaza o a minijuegos bastante anodinos, limitándote todo lo posible una mejora rápida.

Conectarte a internet para intercambiar o pelear te hace pasar por la Festi Plaza  sí o sí, y además para ciertas cosas piden que te registres en su web y sincronices el juego, quitando así cualquier rastro de la inmediatez que habían ido consiguiendo con el paso de las distintas entregas.

Y hay más cosas, muchas más cosas, como los nuevos escenarios, que parecen tan grandes y amplios, salvo por el pequeño detalle de que cada dos por tres están teletransportándote o hay zonas y zonas inaccesibles ¡el Bosque Verde  o el Monte Moon  de Pokémon Rojo/Azul  son más grandes y enrevesados que cualquiera de las zonas que hay en Sol/Luna! Pero vamos a parar. Aire, cojamos aire. Inspira, expira. Otra vez. Una vez más.

El juego no se merece una paliza así. No lo creo, al menos. Pero sujetadme porque cuando recuerdo lo triste que es la Calle Victoria  (mazmorra final) de estas entregas me dan unas ganas de…

No. Hay cosas muy buenas. Excelentes, incluso. Los gimnasios se han sustituído por otra clase de pruebas, mejores o peores, pero distintas, que aportan variedad y frescura. Y en estas dos palabras quiero centrarme: Sol/Luna  es tremendamente variado y fresco. Su ritmo no decae en ningún momento, sus combates son excelentes, y hay decenas de mejoras y ayudas aquí y allá, pequeños detalles como que tras vencer a un pokémon  o capturarlo, la siguiente vez aparezca te dirán que ataques de los que tienes son efectivos contra él. Y aunque quizá jugablemente no sea el mejor ni el más amplio, el resto de apartados endulzan mucho esta píldora.

Historia: La mejor que ha tenido un juego de Pokémon  (¿quizá Blanco/Negro  le hace sombra?). Una historia entretenida, incluso sorprendente, con personajes recordables, con guiños al pasado, y genialmente ambientada. El equipo rival de la entrega es simplemente fantástico, a lo que le ayuda la inmejorable traducción y adaptación al español que hicieron, de las mejores que he visto en un videojuego. Acaba con varios clichés que te podrías esperar de la saga, aunque cae en otros. No es una historia de best-seller, pero sí es una historia a la altura de una saga con 20 años encima.p2

Nuestro entrenador se muda con su madre a Alola, unas islas turísticas apartadas un poco de todo, y allí comenzará su carrera como entrenador pokémon, haciendo la tradición del lugar, el Recorrido Insular. Por supuesto, las cosas tienen que complicarse, y rápidamente entrarán en escena los gamberros de turno.

Arte/Tecnología: Quiero empezar por la ambientación del juego, pues es simplemente maravillosa. Pokémon nunca se había sentido tan real, tan factible: rutas escarpadas, selvas, mares y pueblos, casas con sitios para que sus pokémon duerman, carreteras, incluso los mismos pokémon, que ahora más que nunca lucen como animales en un ecosistema.

Hablando de ellos, se han introducido casi 80 criaturas nuevas con diseños para todos los gustos (aunque hay algo de trampa, algunos de los monstruos de bolsillo son antiguos con el aspecto cambiado).

En cuanto a músculo técnico, hay cosas que han mejorado, como que POR FIN los pokémon pelean sobre un escenario y no sobre círculos, o a veces se ve a los entrenadores en los combates. Los nuevos ataques Z son un ejemplo de espectacularidad aunque jugablemente apenas sean mencionables, y todo luce bien. Bueno, si no activas el 3D estereoscópico de la consola. No, no lo actives ¿lo has hecho? vaya ¿notas la diferencia? ¿no? ah, ya. Claro. Es porque no la hay. Salvo en un minijuego muy concreto el 3D está desactivado siempre, incluso en los combates. Y claro, si esto arreglase algo, aún se podría escurrir el bulto, pero la consola sigue sufriendo en demasiadas ocasiones como para pensar que ha valido la pena quitarlo.

Música/Sonido: Los efectos de sonido son los de siempre. No voy a entrar de nuevo en cuánto me molesta que Pikachu  siga siendo el único con voz propia, pero ahí sigue el error.

La música ya es otro tema aparte. Variada, de muchos estilos, con brillantes compositores detrás, tiene algunos de los mejores temas que nos ha dado la franquicia. En todo momento raya a gran nivel.

Duración/Dificultad: Los juegos más cortos de toda la saga. Muy pocos escenarios, muy pocos pokémon  nuevos, muy poco de todo. Hay zonas del mapa completamente cortadas a las que no puedes acceder, y rutas a las que te teletransportan directamente al final. No hay cuevas, puzles, ni nada que suponga un reto, siempre es caminar hacia delante, y por si acaso no sabes qué es hacia delante, la RotomDex  en su infinita sabiduría lo señala en todo momento.

Los combates sí que tienen un mínimo más de dificultad que en las últimas entregas, y te sorprenderás a ti mismo comprando algún ítem de curación sin darte cuenta.

En resumen: Lo que hace Pokémon Sol/Luna lo hace bien. Muy bien. De hecho, a niveles de calidad que la saga no conocía. Pero sólo lo que hace. Por el camino se deja muchas cosas en el tintero que no tenían razón para desaparecer. Además, son las entregas más cortas y con menos contenido de la saga 7.5/10. Poniendo un ejemplo cutre, si Pokémon  necesitaba vientos de cambio, recibió una brisa. Sí, es una brisa nueva, refrescante, pero brisa al fin y al cabo. Si el que esto escribe no fuera un perro viejo, pensaría simplemente que con tanto cambio no les dió tiempo a crear más cosas. Pero tras situaciones como Pokémon Platino, que cambiaba y ampliaba muchísimo Perla/Diamante, me espero que llegue una tercera edición con todo lo que se han guardado. Otra vez.

p4

En toda isla tropical tiene que estar un surfero sexy, y aquí está el de Alola.


Consola usada: New 3DS XL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s