Star Wars: El Poder de la Fuerza – Edición Sith (PC)

¿Quién no ha oído alguna vez hablar de La Guerra de las Galaxias  (título interesante, ya que se supone que sólo hay una galaxia en la saga cinematográfica, aunque sea una muy, muy lejana)? Un fenómeno cultural que, como no podía ser de otra manera, tiene en su haber videojuegos. Algunos de estos productos son realmente buenos (Knights Of The Old Republic 1 y 2) y otros realmente malos, al nivel del Episodio I  de las películas.

Antes de empezar este análisis, matizar que va a los que, alguna vez en su vida, se han interesado por esta saga de Imperio Vs. Rebeldes. Mi nivel es haberme visto las películas una vez, tener un compadre que se sabe hasta el último nombre del planeta más perdido del libro más perdido de la saga, y haber jugado a los ya mencionados KOTOR. Así que, en realidad, el juego no te pide mucho para ser disfrutado argumentalmente, pero este es uno de sus puntos fuertes y sin él pierde mucho de su sentido.

Coged vuestra mejor espada láser, a algún androide que se sepa todos los idiomas de la galaxia, y acompañadme por esta guerra estelar (sin fin, ahora que la tiene la compañía del ratón del mal  en su poder).

s5Jugabilidad: El Poder de la Fuerza  es un juego de acción en tercera persona (vemos al personaje desde atrás) donde manejamos a un Sith -los chicos malos del insti Jedi- con todo su abanico de habilidades. El juego nos permite usar tanto espada láser, que es algo normal pero bien resuelto, con distintos combos en tierra o aéreos, o usar la Fuerza, poderes que-son-mágicos-pero-no  que permiten a nuestro personaje mover cosas con su mente o lanzar rayos por las manos. Quiero centrarme en estas habilidades, pero antes remataré esto diciendo que además de atacar, podemos saltar para ciertas zonas plataformeras y defendernos con habilidades que se consiguen en el transcurso de la aventura, como alejar a los enemigos con un empujón o lanzar la espada como si de un boomerang se tratase.

Con las dos habilidades que tenemos, mover objetos u enemigos y electrocución, conseguimos un montón de interacción con el entorno, que se traduce en que casi todo se puede lanzar o destruir, electrificar y explotar. Cosas como romper una ventana en una nave espacial para que la presión absorba a los enemigos al espacio u agarrar a un soldado y lanzarlo por los aires o contra otro soldado es muy común, y gracias al sistema de físicas integrado muchas veces no sabes cómo reaccionará el escenario. Esto da para cosas tan graciosas como que un enemigo agarre a otro al que estás haciendo volar con la Fuerza, para mantenerlo en el suelo (y llevarte a los dos ya de paso), o electrificar a un enemigo para lanzarlo contra un grupo y darles a todos una descarga. En general, la interacción con los escenarios y rufianes, gracias al sistema de físicas y a cómo puedes reaccionar contra éstos es fantástica, simplemente el alma del juego. Hay muchas formas de matar usando el escenario, o lanzar a la gente al vacío para ver como caen cómicamente, y esto lo vuelve realmente divertido, sacando un lado cruel que sabes que estaba ahí, y que te encanta tenerlo ahí.

Sin irnos de estos poderes y volviendo al combate, la mezcla espada + Fuerza  hace que haya varios combos que en realidad se consiguen con un par de botones, variando mucho el conjunto y logra que puedas experimentar bastante para la clase de juego que es. Pegar un par de espadazos y luego lanzar a tus enemigos por los aires o llenar tu espada de rayos, son algunas de las posibilidades que ofrece.

s2Posibilidades que se pueden ir mejorando. Por los niveles hay holocrones, esto es, cuadrados de colores con recuerdos de otros, que al cogerlos nos pueden dar desde simple experiencia a directamente un punto de habilidad. Los puntos de habilidad se consiguen también subiendo de nivel, y con ellos podemos hacer 3 cosas, dependiendo de qué color sea el punto de habilidad conseguido: mejorar y aprender nuevas habilidades de la Fuerza, descubrir nuevos combos con la espada, o reforzar nuestras características generales -vida, daño, resistencia-. Esto hace al personaje bastante editable y que se adapte a tu estilo de juego, aunque en realidad, si exploras bien los escenarios acabarás pudiendo subir todo al máximo.

Pero no todo es bueno en el combate. El sistema de apuntado de objetos es directamente malo, y cuando haya muchas cosas a las que apuntar en pantalla, cogerá o disparará a todo, menos a lo que quieres seleccionar o darle. El sistema de lanzamiento de objetos que tengas flotando con la fuerza también es muy mejorable. Todo esto se sazona con una cámara que más veces de las que debería está mal situada, haciendo que no podamos ver a los enemigos o que fallemos en las zonas de plataformas.

Por su parte, los niveles y fases por los que nos movemos son grandes, compuestos de pasillos y zonas más abiertas, muy explorables con holocrones  bien escondidos, y por ello altamente rejugables. Para sacar todos los secretos, que a parte de los puntos de habilidad también hay colores de sables láser o trajes, habrá que jugarlos un par de veces porque siempre te quedará algo atrás la primera vez. Sin embargo, estos niveles están poco inspirados en general y las zonas de saltos apenas existen y cuando existen no destacan. Esto me lleva además al reciclaje de escenarios (y enemigos), donde a pesar de que el juego no dura mucho hace que veamos la mayoría de escenarios dos veces: dos veces iremos al vertedero, dos veces a la jungla, etcétera. Con los enemigos pasa igual. Es cierto que a pesar del reciclaje los niveles como tal son distintos o los enemigos tienen distintas habilidades, pero pudo haber mucha más variedad, que tenemos una maldita galaxia a nuestra disposición.

Continuando con esa gentuza que te intenta asesinar, estos tienen una inteligencia artificial simplemente correcta, con varias habilidades para atacarte, pero pecando de simple, sólo irán a por ti con lo que sepan hacer hasta que mueras tú o ellos ¡la rendición no es una opción! Aun así, el gran acierto en este asunto son las batallas finales contra los Jedi. Duelos cinematográficos en un escenario cerrado, con choques de sables o de fuerza, cada uno con distintos poderes que usa a su favor, con barras de energía y Fuerza  como tú. Son combates que requieren un poco de estrategia, saber cuándo cubrirse y cuando atacar. Al acabar con un Jedi  (y con cualquier enemigo grande) habrá una secuencia de pulsar botones en el momento justo, bastante bonita pero realmente sencilla donde apenas fallas y si fallas no está penalizado, simplemente se repite. Quedan bien en la pantalla, pero son aburridas sin más cuando no paras de hacerlas.

s3Historia: En sus vacaciones al planeta Wookie (¿lo he escrito bien? ¿Wookie? bueno, humanos con mucho pelo) Darth Vader  mata a un Jedi  que tenía a un hijo. Este niño es fuerte en la Fuerza, y Darthy  lo acoge como su aprendiz secreto. Cuando el niño es mayor y relativamente calvo, su maestro oscuro lo manda por el espacio a matar señores Jedi  acompañado de un robot graciosete y una mujer de la que sin más razón que estar buena se va a enamorar de ella. Se nota que Vader  se divierte con el sufrimiento ajeno, el muy…

Por supuesto  esta mujer va a ser fuerte en carácter y una combatiente triunfadora en mil batallas, pero por supuesto  habrá que salvarla alguna vez y no hará nada en todo el juego salvo hablarte por el comunicador. Pero centrémonos. La historia tiene puntos interesantes y puntos terriblemente mal hilados o que no tienen sentido como precuela del Episodio IV, pero hay otros que sí. Es una historia con clichés ya conocidos y con los clásicos personajes sin personalidad que de hecho por cómo actúan parecen clones de otros personajes de la misma saga (y es que el videojuego imita bastantes escenas de los filmes), pero que al menos dentro de lo mala que puede llegar a ser no decae o no se va por derroteros que a nadie le interesan, centrada en todo momento ¿es aprovechable? depende del momento en que la pilles. Salvo algunos puntos concretos es interesante como anticipo a la saga clásica, y ahí radica todo el interés que se le puede sacar.

Arte/Tecnología: Quizá es por su antigüedad (2008) pero se nota como un juego tosco al que le faltó presupuesto para pulirse más. No me malinterpretéis, artísticamente es un juego precioso, con postales para el recuerdo (y viendo la galería de arte se nota que tenían muy claro lo que querían hacer y cómo querían hacerlo) pero esas postales no fueron bien llevadas a la realidad: objetos y texturas poco detalladas, las caras de los personajes no parece que tengan vida, sin una buena iluminación, no hay efectos de partículas o algo así que lo haga destacar salvo los poderes de la Fuerza, que gracias a su sistema de físicas que sí que es interesante hace que estas habilidades queden genial en pantalla.

Y si no fuese suficiente, está cargado de bugs. Que el personaje flote y no toque el suelo es tan común como enemigos u objetos que se quedan encallados y atravesados en paredes o suelo. Un par de veces se congeló el juego, teniendo que reiniciarlo. Y varias veces el sonido simplemente desaparecía o desaparecía una parte de él, como la música o los efectos de sonido. Pero aún podemos continuar con unos menús que tienen tiempos de carga para acceder a ellos o para moverse entre ellos (sí, de unos segundos, pero es impresionante que algo así pase) y vamos a ser pijoteros  y rematar esta sección diciendo que los enemigos desaparecen prácticamente a los dos segundos del suelo, dando un aspecto cutre que se agrava cuando lo que desas1parece es una nave que se acaba de estrellar justo delante de tus narices.

Pero eh, intenta parecerse a las películas usando cosas como las transiciones que usaba la saga clásica. Al menos los asteroides no son patatas.

Música/Sonido: El Poder de la Fuerza  usa las composiciones clásicas de la saga para llenar el juego en todo momento. Creo que tiene alguna melodía original, pero la verdad, está tan bien integrada en el conjunto que no podría afirmar si es original o si ya salió en alguna película. Sin embargo, de todas las partituras a elegir que tuvieron los creadores, un par se repiten constantemente. Y sí, una de ellas es la Marcha Imperial, que pondrán una y otra vez aunque no tenga nada que ver con ella la situación (salvo que hay soldados malos).

Los efectos de sonido son los clásicos que se pueden escuchar en todas partes. Los sables láser moviéndose, los blásters  disparándose, la sensual respiración de Anakin Skywalker… El doblaje por su parte es pésimo. No tanto por las voces elegidas (aunque sin Constantino Romero  el señor Sith  no es lo mismo) sino por la poca emoción que le ponen en todo momento, parece que simplemente están leyendo. Un doblaje para olvidar

Duración/Dificultad: El juego dura unas 15 horas en su modo principal (con un par de finales a escoger) y trae algunos extras como contenido descargable que se incluyó a posteriori. Algo gracioso, ya que uno de estos contenidos es un capítulo cortado de la historia principal donde el protagonista va al templo Jedi, y que aunque se incluye de serie en esta edición, han puesto el capítulo aparte y no incluyéndolo en la historia. Este contenido extra está bien, ofreciendo nuevos niveles con nuevas mecánicas y un par son ¿Qué pasaría si…? donde controlamos a nuestro héroe/villano en la trilogía clásica, viviendo algunos de los grandes momentos de esas películas. La duración es apropiada para la clase de juego que es.

La dificultad, salvo algunos momentos injustos como una pulsación de botones que hay que hacer para derribar una nave que no está nada bien integrado o que cuando algunos enemigos te tumban en el suelo y no dejan de pegarte/dispararte sin que puedas hacer nada hasta morir (algo que no suele pasar, pero pasa) es estable y creciente, siendo un reto que te mantiene alerta. El juego no se corta en matarte y que tengas que repetir secciones enteras. Si la muerte es justa, la sensación de reto es realmente disfrutable. Cuenta con varios modos de dificultad.

Como nota final, diré que para llegar a estos contenidos extra tenéis que empezar una nueva partida y seleccionarlos desde ahí, o no les veréis el pelo. Suena tonto, pero yo mismo tuve que buscar por DuckDuckGo  donde estaban. No me apetecía empezar una partida nueva y en la sección de extras no aparecían, así que…

En resumen: Star Wars: El Poder de la Fuerza  tiene un montón de taras. Audiovisualmente no da la talla, sus bugs se vuelven parte de su encanto, y algunos problemas jugables, como ese apuntado o la cámara molestan más de lo que deberían. Sus escenarios tampoco son la gran cosa, y la historia, el punto que trata de justificar su existencia, es como mínimo discutible, siendo suave. Pero demonios, es divertido 6/10. Su núcleo jugable tiene una gran base, los poderes de la Fuerza  están genialmente implementados, y si te gusta la saga no creo que te lo pases nada mal jugando. ¿Vale la pena? yo creo que sí. Pudo haber sido un juego mucho mejor, pero sus errores no impiden disfrutarlo ni ver las buenas ideas que hay detrás de él. Que la Fuerza te acompañe, joven Padawan.

s4Bueno, bueno, bueno… ¿y contigo que hago ahora?…


PC Usado: MSI GE70 2PE APACHE PRO

  • Procesador Intel® Core, i7-4710HQ
  • Memoria RAM 8GB DDR3 SODIMM (1x8GB)
  • Nvidia GeForce GTX 860M, 2GB GDDR5
  • Windows 7 64 bits Service Pack 1
  • Jugado con mando de Xbox One

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s