The Legend of Zelda: A Link Between Worlds (3DS)

Última entrega de la saga -hasta el momento- en 2D clásico, al igual que Oracle of Ages o Link’s Awakening. Tenemos entre manos un juego demasiado centrado en el pasado, al que le salva su legado y mantener una jugabilidad a prueba de bombas, pero eso, se puede encontrar en cualquier juego antiguo. Así que veamos cuánto vale la pena.

Z1Jugabilidad: Como acabo de decir, es la misma que Link’s Awakening, obviamente mejorada por el paso de los años. Aprovecha mucho tener más botones para asignar ítems, la pantalla táctil permite tener el menú de ítems o el mapa siempre disponible y ahora los ítems ya no se consumen (flechas, bombas) sino que todo usa la barra de magia. Era un movimiento arriesgado, pero creo que funcionó, apenas notas la diferencia y es más agradable no tener que estar recolectando. Para esta edición en concreto, los ítems clásicos (martillo, arco, bumerang…) tendrán que ser alquilados (perdiéndolos si mueres) o a la larga comprándolos con muchas rupias, la moneda del juego.

Esto conlleva que podrás acceder a las mazmorras en el orden que quieras, siempre que tengas el ítem adecuado para entrar (nada grave, te lo ponen al principio en columnas de piedra o simplemente para llegar a la mazmorra necesitarás el ítem). Esto da una libertad inusual en la saga, que no se veía desde la primera entrega, y fortalece el factor de exploración (aunque no tanto, ya que nos marca donde están los objetivos)… en un mapa ya visto.

Porque el juego repite todo lo que hizo A Link to the Past, hasta el punto de llegar a copiarle el mapa principal por el que nos movemos, que salvo pequeños detalles está calcado al mencionado juego. El mundo oscuro también repite para la ocasión, y si bien no llega al nivel de copia del mundo de la luz, sí que muchas partes también se repiten. Al menos, las mazmorras son nuevas. Tiene algún jefe final interesante, aunque una vez más, se notan sacados de otros juegos de la saga y puestos en este a la fuerza.

Y es que el juego es eso, un remix de situaciones ya vistas en ALttP  o en otros juegos de la saga, que es entretenido, pero ni de lejos es nuevo. Es endiabladamente divertido, eso no se puede negar: un Zelda  puro, explorativo, con muchísimos coleccionables, ameno y entretenido, nunca cansa ni se hace pesado. Sus mazmorras tienen un diseño a la altura de la saga aunque pequen de simples, en parte porque ya no dependen de “entra en la mazmorra, consigue este ítem, úsalo hasta la extenuación en la mazmorra”.

Z3Como detalles finales, cuenta con un par de mini-juegos muy mal implementados, como uno de base ball y un juego de correr reuniendo rupias, y por supuesto, lo más importante e innovador de esta entrega, que puedes volverte un dibujo y corretear por las paredes. Esto sí está bien implementado en la jugabilidad y le aporta frescura al conjunto, consiguiendo nuevas formas de desplazarte (¿no hay puente? ¡vete por la pared de la montaña de al lado!) y nuevas clases de puzles inéditas en la saga. Es la gran novedad, y no está nada mal.

Tiene funciones de streetpass, donde si te cruzas con otro usuario, su Link  viene a tu juego en forma de Link Oscuro  dispuesto a retarte. Si le ganas, consigues logros y más rupias.

Historia: Un ser llegado de otro mundo, un tal Yuga, está convirtiendo a personas “al azar” en pinturas de pared. La cosa se pone especialmente chunga cuando le toca a la princesa Zelda, que entonces sí que hay que ponerse serios (antes no). Y allá que va nuestro héroe, Link el aprendiz de herrero, a arreglar las cosas. Bueno, no es su plan, pero siempre lo meten en estos fregaos sin esperar a que diga su opinión. Aunque si esperan que diga algo el resto de personajes morirán de viejos, así que… en cualquier caso, Yuga  nos da por accidente el poder de movernos por las paredes en forma de pintura, un okupa  nos roba nuestra casa y la usa como tienda para vendernos a nosotros cosas, y esto nos deja tal que así: sin hogar, con una misión de las complicadillas encima, y con un brazalete maldito en la muñeca. Un día como otro cualquiera en Hyrule.

La historia está simplemente por estar. El personaje de Yuga  es interesante, y el resto de personajes ganan mucho cuando pasas a Lorule, el mundo oscuro, pero nada más. No hay nada especialmente recordable ni giros interesantes.

Arte/Tecnología: Tecnológicamente, nos encontramos un juego sólido, que no pega tirones, y con el mejor 3D estereoscópico de la consola, rotundamente. Jugar sin el 3D activado es perderte la mitad del juego.Z4

Sin embargo, esto le pasó factura, y nos encontramos con uno de los peores apartados gráficos de 3DS. Modelados tanto de enemigos como personajes principales que dan pena, una recreación de los escenarios clásicos con modelados en tres dimensiones que no podrían ser peores… todo tiene aspecto de cutre y poco trabajado. En general, es feo.

Música/Sonido: Uno de los mejores apartados del juego. La música ha sido re-orquestada para la ocasión ¿re-orquestada? sí, claro. Como en el resto de elementos del juego, se ha cogido la música del anterior ALttP. Por suerte, aquí sí se ha hecho un enorme y grandioso trabajo, y no sólo las melodías antiguas suenan mejor, sino que las nuevas, milagrosamente, se mantienen a la altura.

Duración/Dificultad: No es un juego para nada complicado. El que sea tan libre juega en su contra aquí, pues las mazmorras no tienen una curva de dificultad, y depende totalmente del usuario decidir cuáles fueron las más complicadas (si es que alguna lo fue, que es mi caso por culpa de una mazmorra concreta que me revolvió bien el cerebro). Además, el juego cuenta con las ya clásicas ayudas, pero en vez de ser piedras cotillas, en este caso son fantasmas que te dan pistas a cambio de monedas de streetpass. Quizá son por los años jugando a la saga (o que recientemente me haya pasado el Oracle of Ages, un juego bastante más duro), pero no es un juego difícil, y siempre está claro lo que hay que hacer. Ofrece el modo Héroe  donde los enemigos hacen más daño entre un par de detalles más, pero sólo al pasarte el juego por primera vez. No entiendo por qué no lo ponen desde el principio.

La duración, ronda la de la mayoría de Zelda  portátiles, unas 13 o 14 horas, un par más si nos ponemos a sacarnos todas las piezas de corazón, a hacer la torre de enemigos (piso tras piso enfrentándonos a enemigos durante 50 pisos) y a conseguir las misiones extra, como reforzar la espada.

En resumen: A Link Between Worlds es un juego divertido, que engancha hasta el último segundo de juego. Pero esto no lo consigue él mismo, lo consigue a base de reciclar ideas, escenarios, situaciones, música…. si lo pruebas te encantará, porque es puro TLoZ, pero ¿vale la pena apoyar esta iniciativa de copia/pega a precio de juego nuevo? 6.5/10. Como usuario nuevo, te encantará si la propuesta te atrae. Como fan, te gustará, pero no podrás evitar saber cómo hacer más de la mitad del juego sin haberlo jugado, porque eso “ya te suena de antes”.

Z2Cualquier no-parecido con la A Link to the Past es pura coincidencia.

2 pensamientos en “The Legend of Zelda: A Link Between Worlds (3DS)

  1. Pingback: The Legend of Zelda: A Link to the Past (SNES Mini/Retro) – Analizando Juegos

  2. Pingback: The Legend of Zelda: Breath of the Wild (Wii U) – Analizando Juegos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s