Donkey Kong Country Returns (3DS)

Ah, el simio de Nintendo. Nunca nos hemos llevado del todo bien, al menos no en los juegos donde es el personaje principal. Pero centrándonos en el juego y dejando mi egocentrismo a parte, DKCR  en 3DS  es un port directo de la misma versión de Wii, con controles que no son de agitar el mando sino pulsar botones y un mundo extra. Juguemos en la selva.

d2Jugabilidad: DKCR  es un plataformas bidimensional clásico: con un botón saltamos (y planeamos si llevamos a su compañero Diddy Kong  encima), con R o L agarramos objetos o nos agarramos a sitios, y con otro botón hacemos una voltereta/pateamos el suelo/soplamos según tengamos pulsada la barra de direcciones. Creo que aquí está el primero de los dos errores que tiene, los controles. Muchas veces querrás hacer una voltereta y se pondrá a golpear el suelo, y viceversa, llevándote a una muerte segura. Los controles son inexactos y no funcionan siempre como deberían, y cosas tan simples como rebotar bien en los enemigos se vuelven una odisea, cuando en otros juegos 2D como Sonic  o Rayman  es simple e intuitivo.

Lo cual me lleva a mi segundo punto (en realidad no, pero quiero enlazarlo), las físicas. Me parecen terriblemente mal medidas y ejecutadas. Son unas físicas raras, simplemente. Es como si nuestro mono a veces pesara más y otras veces menos, muchas veces se quedará corto en un salto normal y otras llegará de sobra.

d1Pero hasta aquí la leña del árbol caído. DKCR  tiene muchas cosas buenas: su diseño de niveles es sobresaliente, con cosas nuevas e ideas que, funcionan mejor o peor, pero que al menos cambian el desarrollo. Se puede montar en un rinoceronte con el que arrasar con todo, hay fases de naves espaciales en un barril cohete, también tiene niveles frenéticos de vagonetas cual Indiana Jones,  y jefes finales originales y divertidos, aunque fáciles. El juego incluye muchísimos coleccionables en las fases, que dan acceso a niveles extra o a contenido como dioramas en 3D o música, entre otros.

Historia: Entre poca y nula. Unas máscaras tribales llamadas Tikkis  han hipnotizado a todos los animales de la isla de DK  y robado todos sus plátanos. Por suerte o desgracia, nuestro Donkey Kong  no tiene cerebro así que es imposible de hipnotizar, con lo que, siendo el único animal libre, le toca a él sacar las castañas los plátanos del fuego.

Es simplona, pero el juego no necesita más y está aderezada con algunas escenas de video, como cuando te encuentras a un jefe.

Arte/Tecnología: Gran diseño artístico con modelados 3D. Los escenarios están llenos de detalles y perfectamente ambientados, y los personajes estd4án muy bien diseñados, siendo divertidos y llenos de animaciones. A veces juega con escenarios al atardecer o fábricas llenas de humo, y la verdad, no le queda nada mal.

Como puntos malos, la pantalla de la 3DS  le queda pequeña a este juego, y muchas veces, ya sea porque la cámara se aleja o DK  se va a uno de los planos del fondo, apenas veremos al personaje. También hay bajadas puntuales en el framerate, pero son casi imperceptibles y no afectan a la jugabilidad. El 3D estereoscópico añadido en exclusiva para este port es simplemente anecdótico, y está porque “debe de estar”.

Música/Sonido: Una música a gran nivel pero que por desgracia vive demasiado del pasado. La gran mayoría de las composiciones están sacadas de Country’s  anteriores, aunque siendo remozadas para la ocasión. Eso sí, la poca música nueva consigue mantener el tipo ante las melodías antiguas.

En cuando al resto del sonido, todo está en gran calidad, desde los gritos de los monos hasta el simple sonido de saltar sobre un enemigo.

Duración/Dificultad: El juego es de por sí largo y complicado. A unas 15 horas que pueden llegar a 20 o más por su enorme cantidad de extras escondidos en las fases y un mundo extra que la versión de Wii  no tiene, que curiosamente mete alguna mecánica nueva (conteniendo así nueve mundos, unos 90 niveles).

Su dificultad es dura, pero gratificante. Se ha añadido un modo fácil para esta versión y que así puedan jugarlo todos, pero el que redacta esto jugó al modo original, por lo que no conozco los cambios incluidos en ese modo. Morirás muchas veces, pero conseguir vidas es fácil así que apenas entorpece. Muchas veces la dificultad viene dada de su inexacto control/físicas, pero otras, la mayoría, existe por su retador diseño de niveles e ítems escondidos, que encontrarlos también tiene su mérito. Y si todo eso no llega, más avanzado el juego te dejan hacer contrarrelojes de todas las fases. Y si todo eso no llega, al pasarte al 100% el juego, te deja volver a pasártelo en modo espejo, con los niveles invertidos.

En resumen: Lo que más le pesa al juego es su control, sus físicas extrañas y esa manera tan innecesariamente complicada de rebotar en enemigos. Por lo demás es un juego estupendo, con un fantástico diseño de niveles, originales y complicados, un apartado artístico hermoso, y una música que aunque reciclada, está perfectamente adaptada a la ocasión 6.5/10. Puede parecer poca nota para un juego del que escribo tantas bondades (que en absoluto lo es, al menos no en este blog), pero que el personaje que manejas se vuelva tu peor enemigo en el juego es mucho más molesto de lo que parece sobre el papel, pues es un error que jugarás de principio a fin. Si puedes ignorar eso, o adaptarte a ello, lo que te queda es un juego enormemente disfrutable.

d3¡Vuela, Rambi, vuela!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s